José Santiago Healy

Tijuana retoma el vuelo

por: José Santiago Healy |
Columnista de San Diego Red

Tamaño

La idea soñadora la iniciaron dos empresarios tijuanenses y ha sido convertida en una asombrosa realidad por miles de habitantes de la región fronteriza.

Hablamos del evento Tijuana Innovadora cuya segunda edición concluyó la semana pasada en medio de un éxito inusitado.

Lo impresionante de estos encuentros es la manera que han transformado la imagen, dinámica y el potencial de una ciudad fronteriza que estaba sumida en el desprestigio y el desaliento.

Hace dos años los promotores José Galicot y Alejandro Bustamante lanzaron este proyecto con muchas ilusiones, pero sin faltar las críticas y el escepticismo de quienes veían a Tijuana Innovadora como una promoción oficialista de la ciudad y de Baja California.

En su primera edición, en octubre del 2010, llegaron conferencistas de amplio prestigio internacional como el cofundador de Twitter, Biz Stone; el cofundador de Wikipedia, Jimmy Wales; y el hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim.

Además asistieron el Premio Nobel de la Paz, Al Gore; el Premio Nobel de Química, el mexicano Mario Molina; y el periodista norteamericano Larry King, entre otros personajes.

Ver a protagonistas tan famosos y acaudalados conversar tranquilamente en un auditorio de Tijuana ante miles de jóvenes envió un mensaje positivo que impactó a México y al suroeste de Estados Unidos.

Más de 700 mil personas de ambos lados de la frontera participaron en el primer encuentro y calculan que la suma aumentó a un millón en la reciente edición que concluyó el domingo 21 de octubre y de las cuales se escribieron miles de artículos en medios regionales e internacionales.

El segundo encuentro Tijuana Innovadora se enfocó en tres grandes temas: creatividad, industria y humanismo. Fue inaugurado por el presidente Felipe Calderón y entre los personajes que participaron destacan el magnate y filántropo hindú Anand Mahindra, número 68 en la lista de Forbes; Ada Yonath, Premio Nobel de Química; y Stephen Wozniak, co-fundador de Apple.

Igual estuvieron la académica Denise Dresser, la periodista Adela Navarro, el empresario Alfonso Romo, el publicista Carlos Alazraki, el filántropo Blake Mycoskie y decenas más de personalidades del mundo económico, tecnológico, artístico y cultural.

Quienes resultan más beneficiados y motivados por estas charlas son los miles de jóvenes estudiantes y emprendedores que día a día van haciendo de Tijuana un centro de innovación y desarrollo tecnológico.

Desde luego el éxito de estos encuentros no habría sido posible si las autoridades locales y federales hubieran fracasado en la lucha contra la delincuencia organizada.

En dos años Tijuana pasó de ser la ciudad más violenta del noroeste a la de mayor progreso y futuro económico. La estrategia y coordinación en seguridad entre el gobierno estatal y federal resultó muy efectiva a diferencia de lo que ocurre en Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

Lo cierto ahora es que el espíritu de Tijuana Innovadora debiera ir mucho más allá y no limitarse a un mero ciclo de conferencias. Las oportunidades en ambos lados de esta frontera, la más transitada en el mundo, son enormes y diversas.

San Diego recibe grandes beneficios por esta vecindad y lo mismo ocurre en Tijuana. Estas dos dinámicas metrópolis no habrían logrado tantos avances de no ser por esta afortunada coincidencia geográfica.

Habrá entonces que aprovecharla sin recelos, envidias ni actitudes discriminatorias. Derrumbemos mitos, fronteras y barreras como sucedió una vez más en Tijuana Innovadora.

Envía tus comentarios a jhealy1957@gmail.com