Juan Pablo Vázquez Abarca

Los problemas del vino en Mexico - La Prensa

por: Juan Pablo Vázquez Abarca |
Columnista de San Diego Red

Tamaño

Actualmente somos acaudalados, grandes, confortables y complacientes. Actualmente tenemos una alergia inherente a información desagradable o inquietante. Nuestros medios de comunicación reflejan esto. Pero a menos que nos levantemos de nuestros grandes excedentes y reconozcamos que la televisión en lo común está siendo usada para distraer, engañar, divertir y aislarnos, entonces la televisión y aquellos que la financian, aquellos que la miran y aquellos que trabajan en ella, verán una imagen totalmente diferente demasiado tarde.

-Edward R. Murrow

Toda actividad digna de comentar en nuestro país siempre es comentada a medias. Deportes, política, eventos sociales; el periodismo mas allá de informar parece estar diseñado para ocultar.

Vivimos en una época donde lo políticamente correcto está por encima de la verdad, y el vino no es excepción. Rara vez he visto una crítica auténtica de lo que pasa en nuestro país. Parece que hay una necesidad permanente por mantener las apariencias.

La escala de 100 puntos en el vino es la escala de puntuación más fácil de entender y para mí la más exacta. Solo que en México queremos maquillar lo malo, lo insípido y lo defectuoso; ¿alguien quiere explicarme como Catadores durante años llamó a los vinos entre 60 y 70 puntos vinos buenos? Nunca he visto a una vinícola nacional o extranjera presumir un vino “bueno” de 65 puntos.

Durante años el catálogo de Día Siete y sus “mejores vinos mexicanos” llegó a lo irrisorio, muchos profesionales del vino lo sabían, sin embargo nadie lo comentaba.

En nuestro país con mucha facilidad se regalan elogios y distinciones, el periodismo enológico en nuestro país más tiene que ver con la creación de relaciones públicas y ventas que con una crítica especializada.

Vinos malos, conflictos de intereses y precios ridículamente altos están a la orden del día.

¿Quién escribe a favor de los consumidores? Parece que la prensa “especializada” olvida que escribe para los consumidores y no para las bodegas.

Todos los reportajes te hablan de lo pintoresco que son los valles, los esfuerzos de los actores del vino, de los maridajes y de los eventos. Y mientras todo esto tiene su lugar, también lo tienen reportajes sobre lo elevado de los precios, la mala distribución o la calidad variable.

Jamás he escuchado que alguien hable de los problemas con honestidad. ¿En serio nadie ve el conflicto de intereses en los monopolios? ¿Una sola persona manejando escuelas, vendiendo uvas y poniendo tiendas de vino? ¿Y los problemas del precio (que en muchos casos no tienen nada que ver con economía de escalas, pero si con enormes egos)?

La mayoría de los temas son tratados por la prensa nacional como infomerciales, sin el mínimo interés de invitar a la reflexión o el análisis.

El vino mexicano, necesita un periodismo independiente, sin intereses ocultos, cuyo único fin sea el de informar veraz y oportunamente a los consumidores; pero que también sea capaz conducirnos a la reflexión y al progreso.

Edward R. Murrow hablando sobre la televisión decía “este instrumento puede enseñar, puede iluminar y si, hasta puede inspirar. Pero sólo puede hacerlo en la medida en que los seres humanos estén decididos a utilizarlo para esos fines”.

Esperamos que sus palabras encuentren eco y utilicemos entonces este instrumento, el del periodismo, para servir a los consumidores con honestidad, con independencia y con decisión.

contacto@jpvazquez.com