Hiram  Soto

Filner comienza su mandato con el pie derecho

por: Hiram Soto |
Columnista de San Diego Red

Tamaño

Hoy en día es poco común ver a un político cumplir sus promesas. Incluso cuando existe una genuina intención de cumplir con los compromisos hechos en campaña, típicamente las profundas divisiones ideológicas suelen ser más que suficientes para sabotear hasta las mejores intenciones.

Pero cuando se trata de promesas de campaña, el nuevo alcalde de San Diego, Bob Filner, puede decir que ya cumplió una de ellas: diversificar el gabinete de la ciudad.

El político demócrata de 70 años nombró hace unos días a su equipo de trabajo, un gabinete que incluye probablemente el grupo más diverso en la historia de la ciudad: más de la mitad son mujeres, el 25 por ciento son latinos o afroamericanos y otro tanto son de origen asiático y de diversas orientaciones sexuales.

El gabinete podría aparecer tan solo como una nota de pie de página en la historia del Filner como alcalde de San Diego, sin embargo, considera lo siguiente: las personas que tomarán algunas de las decisiones más importantes en San Diego durante los próximos años serán verdaderamente un grupo representativo de su comunidad.

Es fácil restarle importancia a la diversidad. En parte porque mucha gente piensa que es un lujo, que representa algo bonito pero no necesario, como un arcoiris al final de una tarde lluviosa. Que en el mejor de los casos fomenta una cultura de inclusión, y en el peor de los casos infiere un trato preferencial a personas con base en su raza y etnia.

Pero la diversidad es mucho más que eso. Con la transformación demográfica que vive el país, hoy en día no es un lujo. Es una necesidad. Si no, hay que preguntarle a Mitt Romney y a los republicanos, que tenían todo para ganar las elecciones presidenciales pasadas si no fuera porque latinos, afroamericanos y asiáticos votaron en grandes números por Obama.

Más allá de la política, la diversidad se puede cuantificar económicamente y en la calidad de las decisiones que se toman.

En más de una ocasión he visto compañías grandes tirar dinero a la basura porque sus productos y servicios ignoran las preferencias de ciertos grupos de la sociedad. O porque sus modelos malinterpretaron los comportamientos de ciertos consumidores.

La diversidad es importante porque permite a las organizaciones tomar decisiones en favor de todos, entendiendo los matices culturales, sociales, económicos e ideológicos de los problemas.

Con su nuevo equipo de trabajo, Filner deja claro que entiende los méritos de la diversidad:

Nelson Hernández será su director de operaciones; Francisco Estrada será el coordinador entre la oficina del alcalde y el Concilio de la ciudad; la exregidora

Donna Frye será la directora de transparencia gubernamental; y Mario López fungirá como director de relaciones binacionales.

“Hicimos una sencilla promesa de campaña de que cambiaríamos el rostro de la alcaldía de la ciudad, que incluiríamos la totalidad de la diversidad de nuestra comunidad, y creo que la diversidad de esta ciudad, y de esta nación está reflejada en el equipo de trabajo”, dijo.

Ahora que ha elegido a su equipo de trabajo, el alcalde tiene mucho qué hacer.

Sus otras promesas no serán tan fáciles de cumplir. Estas incluyen generar unos 6000 empleos en una ampliación del puerto marítimo de San Diego y aumentar las importaciones en un 33 por ciento para el año 2020. Otra de sus promesas importantes es utilizar energía solar en todos los edificios públicos de San Diego y convertir la ciudad en un ejemplo nacional de energía alternativa y renovable.

Filner también prometió afrontar el grave problema de las miles de personas que viven en las calles de San Diego.

“Vamos a hacerle frente a este problema, y francamente, quiero que seamos la primera ciudad del país que elimine este problema. Creo que podemos lograrlo”, dijo.

Los cuatro años del mandato de Filner apenas comienzan, y es demasiado temprano para especular qué promesas cumplirá y cuáles nos quedará a deber. Pero por lo menos tenemos la certeza de que las personas que tomarán las decisiones cruciales de San Diego tendrán la oportunidad de verdaderamente representar los intereses de todos los que vivimos en esta bella ciudad.