Baja California

Soy gringo y me siento seguro al visitar Tijuana

La perspectiva de un estadounidense sobre la seguridad de una ciudad fronteriza creciente.

TIJUANA.- Cuando escribo sobre un evento o restaurante en Tijuana, evito empezar con historias ya conocidas sobre los problemas de crimen y cárteles de la ciudad. O asegurando a mis lectores que "...las calles ya son más seguras, ¡vengan y cómanse un taco y un poco de comida Baja Med!"

Después de todo, si estuviera escribiendo sobre la pizza deep-dish de Chicago, no creo que empezaría con un comentario sobre la tasa de homicidio, ¿o sí? Estoy reportando sobre ceviche, no donde se encuentra El Chapo.

Entonces cuando mis editores en San Diego Red me pidieron hacer una nota sobre por qué me siento seguro en Tijuana, estaba un poco renuente a hacerlo al principio. ¿En serio necesito agregar esto a un tema tan saturado? ¿No es suficiente mi omisión de comentarios editoriales en el tema?

Aún así, la ciudad, región y prácticamente todo México sigue teniendo ese estigma en las mentes de varios viviendo al norte de la frontera. Después de una reciente tarde en Tijuana con un amigo que vino de fuera, sus primos de Carlsbad le advirtieron con varias historias de decapitaciones y secuestros. Estaba impactado pero no sorprendido. A pesar de que la mayoría de la cobertura exagerada de los medios sobre México ya ha disminuido, la impresión sigue siendo la misma.

Posteriormente, dos chefs jóvenes, recién salidos de la Tijuana Culinary Art School, se me acercaron en un evento de comida en Monterrey el mes pasado, preguntándome si la gente de San Diego empezaban a pensar diferente sobre venir a Tijuana. Mientras me enfatizaba en lo positivo, como los culturalmente aventureros que regresan o los que visitan por primera vez, también tuve que reportarles que varios siguen sin querer viajar al sur, así como los primos de mi amigo.

Al fin, decidí escribir esta nota para aquellos chefs jóvenes, Jorge e Iván, y para todos mis amigos de Tijuana. Están involucrados con mucha pasión en la gastronomía, la amabilidad, las artes, educación, turismo y negocios y nos han mostrado lo mejor que su ciudad tiene para ofrecer. Al experimentar lo mejor, las partes previamente oscuras desvanecen un poco y nos sentimos más a gusto con cada visita. La gente de Tijuana realmente tiene la esperanza de que sus vecinos del norte regresen a disfrutar de su ciudad otra vez.

Platicando con Itz Miranda, chef y dueño del [i]food truck Sobre Ruedas en Telefónica Gastro Park en Tijuana. Foto: W. Scott Koenig.[/i]

En cuanto a los problemas de seguridad, no citaré estadísticas o pondré encabezados noticiosos en mi nota. Puedes encontrar esa información en otros lados y decidir por ti mismo. El punto es que yo me siento seguro en Tijuana basándome en mis propias experiencias.

Mido 1.94 metros con cabello rubio/canoso. Sobresalgo a donde quiera que vaya, especialmente en América Latina. En Tijuana, SIEMPRE me tratan con amabilidad, hospitalidad y respeto, a lo mejor sea parte de un chiste o dos en la taquería (¡Ey GÜERO!). Pero jamás me han molestado, hostigado o me he estremecido. No estoy diciendo que no me pasaría eso. Pero no me ha pasado y he estado viniendo a Tijuana desde mediados de los 90.

Durante esas visitas iniciales, nos fuimos por la ruta gringa, tacos malos, margaritas 2x1, cervezas, recuerditos baratos y buenos tiempos en la conocida avenida principal turística, la Avenida Revolución. La calle era ruidosa, repleta de fiesteros escandalosos de los Estados Unidos, y silbatazos y el "pásele, pásele" de los vendedores de curios, y de empleados de antros y tables. Repleto de gringos borrachos; y aquellos que buscan aprovecharse de ellos, esa zona nunca se me hizo segura en ese entonces de todas formas.

Después del nacimiento de nuestro hijo en el 2008, no regrese a la Avenida Revolución hasta el 2013. Me sorprendió la transformación. Caminando por la calle en un domingo por la noche, los gringos alcoholizados habían sido reemplazados por familias locales caminando agarrados de la mano. Habían salido a comer, a comprar o simplemente a pasar tiempo juntos.

El ruidajo de la Revolución se había reducido a un tono conversacional y se había alentado a un ritmo sociable. Esta parte de Tijuana se había reinventado por sí sola durante nuestra ausencia.

Y mientras no poníamos atención, esta ciudad de 2 millones creció su clase media, se convirtió en el anfitrión de maquiladoras para una clientela de talla internacional, de Fortune 500, nació una industria de cerveza artesanal, creó un mercado para turismo médico módico y desarrolló una reputación culinaria internacional.

La Batalla Culinaria en Tijuana Innovadora del año pasado es solo uno de los eventos que promovió la gastronomía de Baja California. Foto: W. Scott Koenig.

Cruzo la frontera alrededor de dos a cuatro veces al mes para ir a Tijuana y varios otros destinos en Baja California. Mi esposa y mi hijo de siete años de edad varias veces me acompañan. No es Oaxaca. No es Puebla. "No es bonito, pero es seguro", dijo recientemente Derrick Chinn, un residente de Tijuana y guía turístico de su propia compañía de turismo Turista Libre. Pero hay bellezas por encontrar en varios lugares de Tijuana, desde la mercancía colorida mexicana que encuentras en el Mercado Hidalgo a los bailarines disfrazados y las bandas de Norteño en la Plaza Santa Cecilia.

La divertida y colorida Plaza Santa Cecilia de Tijuana. Foto: W. Scott Koenig.

Rara vez voy a la ciudad sin alguien que me lleve de la mano. Nuestros amigos aquí son como un "consejo de turismo" informal, introduciéndonos a restaurantes, galerías y eventos nuevos. De hecho, si quieres saber sobre la comida de aquí, simplemente pregúntale a un tijuanense. Son muy apasionados en cuanto a su gastronomía y fácilmente te pueden platicar de todo, desde puestos de tacos en la calle hasta sus restaurantes favoritos de cinco estrellas. ¿Cuál es la mejor forma de conocer Tijuana? Hazte amigo de alguien de aquí.

En septiembre, llevé a mi familia al Festival de Chile en Nogada de Tijuana, en donde fui juez en la competencia de cocina. Mientras yo realizaba mis tareas culinarias, mi hijo —junto con el hijo de un amigo— repartían con mucho gusto volantes de algunos restaurantes. Cuidábamos de nuestro pequeño en todo momento, igual que lo hacemos en todos lados, pero no hay esa preocupación adicional solamente por estar en Tijuana. (O de hecho, en cualquier lugar de México).

Hasta hace poco, típicamente me estacionaba en uno de los estacionamientos de lado de Estados Unidos y cruzaba la frontera caminando y agarraba un taxi para moverme en la ciudad. No uso Uber en Tijuana todavía, debido a que la tarifa de los taxis sigue siendo barata y aparte me considero muy tradicionalista. Y a diferencia del típico conductor formal de Uber, los taxistas de Tijuana típicamente son escandalosos y siempre tienen buenas historias para contar. Los taxistas de la frontera ya tienen precios fijos para destinos populares. Cuando andes recorriendo la ciudad, pregunta la tarifa antes de subirte al taxi. Siempre será un viaje seguro e interesante.

Como en la mayoría de las ciudades mexicanas, el tráfico es fluido en Tijuana y las reglas para conducir tienden a ser flexibles. Ahora, agrégale esto a mi pésimo sentido de orientación y tienes una receta perfecta para un potencial desastre durante la hora pico. Pero desde que cambié mi plan telefónico y ahora cuento con datos ilimitados de alta velocidad en México, Siri me ha ayudado con navegación paso a paso. Ahora solo me concentro en manejar y le dejo el resto a ella (pero sí me he dado cuenta que no cambia de ruta cuando hay zonas en construcción, las cuales tienden a ser varias en la ciudad).

El Centro Cultural Tijuana, CECUT, es sede de varios eventos culturales.

Una vez que ya estamos donde necesitamos estar, se puede encontrar mucho estacionamiento seguro en el centro y en otras colonias con comercios. Simplemente busca los letreros con una "E" o Estacionamiento. Simplemente agarramos un boleto del encargado y siempre regresamos con la seguridad de que no le hicieron nada a nuestro vehículo. Todos los centros comerciales y plazas principales aquí tienen estacionamiento seguro y cuentan con guardias de seguridad que no se compara con los estacionamientos de Estados Unidos.

También visitamos las colonias de Zona Río, Agua Caliente y Chapultepec, al igual que a Playas de Tijuana en búsqueda de comida y aventura. Estas áreas son seguras para visitar y cuentan con una variedad de lugares para comer e irse de compras. ¿Hay colonias de Tijuana que hay que evitar? Estoy seguro que sí, como en cualquier ciudad, pero yo no te podría decir porque no las visitó. Al menos de que esté acompañado de gente de aquí, no salimos de las áreas principales y no pasa nada.

Ya estoy demasiado viejo para meterme en problemas, así que no visito tan seguido La Sexta, el distrito de bares de la Revu o la infame zona roja de la Zona Norte. Pero si llegas a visitar la Zona Norte, ve con varias personas, mantén la cabeza erguida, no compres drogas si te las ofrecen y no muestres efectivo o uses joyería cara. Las pocas veces que he visitado esa área, he ido con amigos de Tijuana que conocen la escena y jamás se han sentido amenazados.

Entonces, ¿es seguro visitar Tijuana? Basándome en mis experiencias propias aquí, claro que sí. Si te interesa la cultura mexicana, las artes, el buen comer, servicio dental accesible o simplemente divertirte con tijuanenses simpáticos y orgullosos, entonces Tijuana es un destino de nuestra región que no te puedes perder. Y si no estás seguro de dar el primer paso tú solo, entonces mándame un correo a scott@agringoinmexico.com. Yo con mucho gusto te puedo recomendar una compañía de turismo local que te puede ayudar basándose en tu itinerario y en tu lista de deseos de Tijuana.

Para más información sobre comida en Tijuana, visita mi lista de recomendaciones en FoodieHub.

Para más información sobre qué hacer en Tijuana visita la sección de Tijuana de A Gringo In México.

[/p]

El Punto Food Trucks

Redes sociales de A Gringo in Mexico:

Facebook, Twitter, Instagram

Más noticias en SanDiegoRed.com

Sigue a San Diego Red en Facebook y Twitter.

Traducido por: edgar.martinez@sandiegored.com

Relacionado:

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir