San Diego

Los grupos fronterizo redoblarán esfuerzos tras elección de Trump

Aquellos que apoyan esta relación bilateral aseguran que su creciente colaboración no se marchitará bajo la administración de Trump, inclusive entre tanta incertidumbre sobre cómo serán manejadas estas propuestas.

La convocatoria del presidente electo, Donald Trump, de aumentar las deportaciones, la construcción de un muro permanente en la frontera de México-Estados Unidos y el cambio de términos de intercambio con México levantó alarma entre las personas que se esfuerzan por fortalecer los lazos entre Tijuana y San Diego.

Pero aquellos que apoyan esta relación bilateral aseguran que su creciente colaboración no se marchitará bajo la administración de Trump, inclusive entre tanta incertidumbre sobre cómo serán manejadas estas propuestas.

Por el contrario, para muchos la elección sirve como una oportunidad de resaltar las numerosas conexiones familiares, los intricados lazos de negocios, la cultura múltiple, y relaciones ambientales y gubernamentales que unen a ambas ciudades.

"Eso no se trata de chicken Little, es sobre la vida que continuará," dijo Bob Watkins, vicepresidente de la iniciativa Cali Baja Binacional Megaregión, una coordinación de 6 grupos de desarrollo económico en California y Baja California. "Somos muy interdependientes, sólo tenemos que ser escuchados."

Años recientes han visto crecimiento entre interacciones de varios niveles, conexiones que pueden ser medidas con el incremento de tráfico de camiones para cruzar en Otay Mesa y el flujo de peatones y vehículos de pasajeros cada día que lo han el cruce fronterizo más ocupado en el Hemisferio Norte.

Mientras que la victoria de Trump "no es buen augurio con el contexto de frontera" para las relaciones Estados Unidos-México, "en esta tierra hay un acuerdo y una relación de trabajo," dijo una miembro de la asamblea legislativa, Toni Atkins, la noche del martes, después de ser electa el Senado del Estado. "Sabemos que estamos unidos a Tijuana, somos un motor económico como región."

El alcalde de San Diego, Kevin, Faulconer, y el alcalde de Tijuana, Jorge Astiazarán promueven su región binacional constantemente. La Colación de Frontera Inteligente (Smart Border Coalition), conformada por líderes de gobierno y negocios en ambos lados de la frontera, se enfoca en la cuestión de esperar de cruce de frontera largas que reprimen el crecimiento económico de la región. El Centro de UC San Diego para estudios Estados Unidos-México han introducido tours de Viernes de Frontera trimestrales dirigidos a la conexión de líderes educacionales en ambos lados de la frontera.

Dos veces al año, la Cámara de Comercio Regional de San Diego encabeza una delegación de lobby en la Ciudad de México y en Washington D.C. para abordar temas comunes como el cruce del transporte ferroviario y mejoramientos de la infraestructura fronteriza. Su nueva misión será promover los beneficios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el cual Trump ha amenazado con re-negociar o inclusive cancelar.

"Sólo tenemos que redoblar nuestros esfuerzos," dijo Paola Ávila, la vicepresidente de la Cámara para asuntos de negocios internacionales. "El proteger a la NAFTA se ha convertido en una prioridad muy grande para nosotros, aun cuando antes no era una preocupación."

Tijuana y San Diego estaban colaborando de cerca en diferentes frentes en los años previos al 11 de septiembre del 2001, los ataques terroristas. Pero en los años subsiguientes, mientras que la seguridad fronteriza se volvió más estricta, "las cosas se redujeron," dijo José Larroque, un abogado de Tijuana y co-presidente de la Coalición de Frontera Inteligente. "Creo que perdimos nuestro camino por al menos una década. "Los Estados Unidos se enfocaron en lo interno."

Más recientemente, la colaboración se ha estado retomando de nuevo: "Estamos aquí, tenemos que continuar trabajando juntos. Estamos unidos de la cadera," dijo Larroque. Y el crecimiento de la región continúa dependiendo del flujo de los cruces fronterizos, sin importar quién sea presidente. "Desde la percepción de una relación, las cosas permanecerán prácticamente igual localmente," dijo Larroque.

La colaboración no ha involucrado únicamente jugadores locales. En años recientes, la frontera Tijuana-San Diego también se ha convertido de un muestrario para numerosos proyectos de infraestructura innovadores negociados a través de los gobiernos federales de Estados Unidos y México.

Uno de ellos involucra una instalación de inspección de agricultura en conjunto que abrió en enero, donde policías armados tanto de Estados Unidos como de México trabajan hombro a hombro

cerca del cruce fronterizo de Otay Mesa – un arreglo innovador que requirió de negociación extensiva entre los dos gobiernos federales.

Al oeste del cruce fronterizo de Otay Mesa está el Cross Border Xpress, construcción privada, un cruce peatonal cifrado entre San Diego y Tijuana que abrió en diciembre. En sus primeros 10 meses de operación, más de un millón de personas utilizaron el puente que permite a los pasajeros de aerolíneas con boleto cruzar desde y al aeropuerto de Tijuana, A.L. Rodríguez.

El esfuerzo más reciente es Otay East, un puerto de entrada para vehículos comerciales y de pasajeros que son planeados en conjunto por gobiernos de Estados Unidos y México con la Asociación de Gobiernos y Caltrans de San Diego. El proyecto, que sería financiado por medio de cuotas, es una prioridad del Diálogo Económico de Alto Nivel entre los Estados Unidos y México, que busca promover el crecimiento económico en ambas naciones. A principios de este año, ambos gobiernos firmaron una declaración que lo llamó "un puerto de entrada del futuro y un nuevo paradigma para nuestra planeación binacional."

Alan Bersin, asistente secretario y jefe diplomático en el departamento de Homeland Security, ha estado involucrado en las negociaciones de los tres proyectos. "En donde nos encontramos hoy es un desarrollo destacable de las instituciones, relaciones, confianza y seguridad entre los oficiales, visiones similares ante el manejo de la frontera entre los Estados Unidos y México," dijo en una entrevista el pasado miércoles.

Bajo la nueva administración, "habrá cambios, no hay duda," dijo Bersin, pero se abstuvo de especular las posibilidades. Instó a las comunidades fronterizas unirse para que sus necesidades sean reconocidas por los autores de políticas federales: "San Diego y Tijuana han hecho un buen trabajo unificando el planteamiento del cruce fronterizo y ahora necesita ser expandido," él dijo. "Parte de la discusión debería ser la necesidad de las comunidades fronterizas de hablar frecuentemente con una voz en la Ciudad de México y en Washington. Eso se hace creando coaliciones."

Mientras que esto creó controversia durante la campaña, la convocatoria de Trump de un muro continuo – y que México tiene que pagar por él – traería un par de cambios para este pedazo de frontera del oeste, donde ya existen vallas extensivas.

Pero la especulación de cambios al NAFTA bajo Trump está generando alarma. En la conferencia de Tijuana Innovadora la tarde del pasado jueves, el tema se presentó durante la plática por José Ángel Gurría, un veterano diplomático mexicano que sirve como secretario general de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, un grupo intergubernamental de 35 naciones miembro que busca estimular el comercio internacional.

Gurría, quien ayudó a negociar el NAFTA, pidió calma y ofreció esperanza: "El corredor San Diego-Tijuana puede crecer a un motor de prosperidad compartida entre los Estados Unidos y México," dijo a su audiencia.

Más temprano en la conferencia, siguiendo un panel sobre la vertiente del Río de Tijuana, el profesor de la Universidad Estatal de San Diego, Paul Ganster, consideró los impactos potenciales de una administración de Trump sobre la región. "Tal vez podamos aprender algo del 9/11, el cual impuso muchas nuevas condiciones, circunstancias, y requerimientos en la frontera," dijo Ganster, quien encabeza el Instituto de Estudios Regionales de las Californias.

"Con la nueva administración, veremos una examinación de todo," dijo Ganster. Aunque las personas locales lo entienden," dijo, "no estoy seguro de que el Congreso entienda realmente a la frontera y no estoy seguro de que la nueva administración lo haga tampoco."

El moderador mexicano del panel, Carlos de la Parra, también se expresó incierto sobre el futuro que se espera para la región.

"En este momento, al menos para mí, Trump es una variable desconocida," dijo de la Parra, un profesor en el tanque de pensantes de Tijuana, Colegio de la Frontera Norte. También sirve para el consejo de directores del Banco de Desarrollo de Norte América y la Comisión Cooperativa de Ambiente Fronterizo, ambas instituciones creadas bajo el NAFTA para dirigir los temas ambientales de la frontera. "No simpatizo con el hombre," comentó, "pero no lo conozco como presidente. ¿Saldrá con decisiones sabias basadas en buenos consejos?"

Nota original de San Diego U-T.

Traducción: Azelia Mejía

Más noticias en SanDiegoRed.com

Sigue a San Diego Red en Facebook y Twitter.

Relacionado:

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir