Ciencia

Estudio dice que hacen lo correcto las personas que le hablan a sus perros como bebés

También hacen más caso a una voz femenina o masculina dependiendo de sus experiencias pasadas

¿Le hablas a tu mascota como bebé? Siéntete seguro de que la ciencia dice que lo estás haciendo bien. Este tipo de actitud hacia las mascotas es cien por ciento positiva si lo que pretendemos es que nos presten atención y, por tanto, que obedezcan más y mejor.

Un estudio dirigido por el Departamento de Psicología, Universidad de York, York, Reino Unido liderada por Alex Benjamin y Katie Slocombe sugiere que los perros en general prefieren el registro especial del habla pensado para ayudar a la adquisición del lenguaje y mejorar la afiliación en los bebés humanos.

"Realmente lo que se concluye de las investigaciones es que el denominado Naturalistic Dog Directed Speech (DDS) suscita más atención en los perros. Esto quiere decir que un tono de voz calmado y suave, sobre todo en cachorros, asemejando este tono al que se adapta a los niños, facilita el entendimiento del mensaje en una primera instancia y lo más importante, facilita la mejora del vínculo creado entre humano y animal que será el medio idóneo para crear nuevos aprendizajes", explica Alberto Hernández Velayos, técnico en Adiestramiento y Modificación de Conducta Canina, y responsable de COBICAN.

Suele pensarse que los perros son más obedientes ante voces más graves y por ello, que atienden más a los hombres. Sin embargo, tampoco parece ser así. "El hecho de atender de forma diferente de la voz de una mujer o un hombre estaría estrechamente relacionado con las experiencias previas (positivas o negativas) que el cánido haya experimentado en su vida", explica el biólogo Mario Gallego-Abenza, Biólogo Investigador en el departamento de Biología Cognitiva de la Universidad de Viena.

"Es sabido que perros que han sido desafortunadamente maltratados por un hombre, por ejemplo, puede desarrollar futuras fobias a cualquier varón, y eso incluiría cualquier voz masculina", continúa.

Los autoritarismos y gritos a la antigua usanza de la vieja escuela no sirven. "Adiestrar a nuestras mascotas a gritos o elevando el volumen de nuestra voz puede llevarnos a conseguir el efecto contrario, y es que nos teman o se asusten", aclara el biólogo Gallego-Abenza.

Con información de: El País

Relacionado:

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir