Aquellos momentos de dificultad, de presión, en los que nada te sale pero todo lo intentas son algunos de los momentos más difíciles que un ser humano pueda enfrentar, el fracasar al intentar es algo duro. Xolos se presentó ante su afición como el penúltimo lugar en la tabla general, con tres empates. tres derrotas y solo un triunfo.

Fue al comienzo de la temporada cuando los dirigidos por Diego Cocca comenzaron con buen ritmo, pero eso empezó a disminuir y el sistema comenzó a dejar de funcionar por que le faltaban dos engranes importantes, el gol, y la definición. Ayer un Estadio Caliente no lleno pero si con una muy buena entrada, ahí estaba la afición, expectante e impaciente por ese gol, esos tres puntos, ese festejo, ese éxtasis natural que hace vibrar el gol cada que tu equipo anota.

Al igual que la afición estaba el auxiliar de Diego Cocca quién siente y ama los colores, Mauro Gerk, al que alcancé a ver en el momento del festejo y lo vi feliz, como en aquellos años del ascenso aquellos años en primera aquellos goles del tanque que eran un motor para la felicidad de aquellos que siguen a este club.

Este triunfo no solo son tres puntos, creo que es lo menos importante, la tabla no es lo que preocupaba, lo que preocupaba era la conexión, la presión y la desconfianza, aquellos convocados como Miller y Lajud vieron un gran partido previo a la Fecha FIFA y eso es fundamental para llenarle el ojo al técnico.

Al final los perros aztecas sacaron un juego que fue peleado y por momentos dominado por Necaxa, pero fue la paciencia y las ganas de salir del hoyo lo que desató el éxtasis.

Relacionado:

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir