Rousseff espera a Chávez mañana para una primera y postergada cita

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibirá mañana en Brasilia a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, para un primer encuentro de trabajo que en los últimos meses ha sido postergado por razones de agenda o de salud.

Brasilia, 5 jun (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibirá mañana en Brasilia a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, para un primer encuentro de trabajo que en los últimos meses ha sido postergado por razones de agenda o de salud.


La última suspensión de este encuentro entre Rousseff y Chávez fue el pasado 9 de mayo, cuando pocas horas antes de viajar hacia Brasilia el líder bolivariano anunció que debía cancelar su visita por una lesión en una rodilla que le obligaba a permanecer en cama.


Rousseff y Chávez no se han visto desde el pasado 1 de enero, cuando la jefa de Estado brasileña recibió el poder de manos de su mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva, quien los pasados jueves y viernes estuvo en Caracas tras haber visitado Cuba.


Desde la investidura de Rousseff, la cita con Chávez llegó a ser planteada al menos cuatro veces y en cada una de esas ocasiones fue postergada por diversos motivos.


Pese a la falta de contacto entre ambos presidentes, la relación bilateral mantiene una fuerte dinámica y Caracas fue una de las primeras capitales visitadas por el canciller brasileño, Antonio Patriota, en el marco de la política externa diseñada por Rousseff, quien le adjudica carácter "prioritario" a los países suramericanos.


Las relaciones con Venezuela alcanzaron un elevado nivel político durante el Gobierno de Lula (2003-2011), pero sobre todo se hicieron fuertes en lo comercial, con un intercambio que el año pasado llegó a 4.600 millones de dólares, con una balanza claramente favorable a Brasil, cuyas exportaciones al país vecino sumaron 3.800 millones.


En los primeros cuatro meses de este año el intercambio ya ha llegado a 1.500 millones de dólares, con un saldo de 1.000 millones de dólares en favor de Brasil.


Aunque el comercio va viento en popa, el paréntesis abierto en la llamada "diplomacia presidencial" durante los últimos meses inquieta a muchos empresarios.


"Hubiera preferido que este encuentro ocurriera antes. La última reunión bilateral (de mandatarios) fue el año pasado (aún con Lula) y eso crea un vacío que no es bueno", consideró el presidente de la Cámara de Comercio e Industria Brasil-Venezuela, José Marcondes.


La visita de Chávez a Brasil tendrá un simbolismo añadido, pues será la primera de un presidente latinoamericano desde que Rousseff asumió el poder.


Según la cancillería brasileña, uno de los asuntos centrales en sus discusiones serán diversas iniciativas para el desarrollo de la región fronteriza entre ambos países, que se extiende a lo largo de 2.200 kilómetros en plena selva amazónica.


Rousseff y Chávez también deberán discutir la situación de la refinería Abreu y Lima, que se construye en el estado brasileño de Pernambuco desde hace tres años.


Aunque nació como un proyecto bilateral, la refinería hasta ahora es desarrollada solamente por la empresa brasileña Petrobras, pues la estatal venezolana PDVSA todavía no aportó un solo centavo al proyecto, cuyo coste se calcula en unos 16.300 millones de dólares.


El director de abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, dijo esta semana que el 35 por ciento de las obras ya fue ejecutado por la empresa brasileña y que PDVSA tiene plazo hasta el próximo agosto para decidir si finalmente entrará en el proyecto, lo que supondría desembolsos inmediatos de unos 5.000 millones de dólares.


Según informó el Gobierno venezolano, tras su visita a Brasil Chávez partirá rumbo a Ecuador y antes de regresar a Caracas hará una escala en Cuba, tal como tenía previsto a principios de mayo pasado, cuando canceló su viaje debido a una fuerte inflamación en su rodilla izquierda.

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir