Tijuana

La Puerta México: Una historia fancy de Tijuana

Tijuana, una ciudad sin memoria.

Contrario a muchas otras ciudades mexicanas, Tijuana no es una ciudad ni antigua ni colonial. He escuchado distinta visiones sobre qué se entiende acerca de la historia de Tijuana. Hay quienes apuestan por recordar con añoranza el Casino Agua Caliente, La Revolución, el Bol Corona, la ensalada y el hotel Caesar. Y tampoco faltan aquellos que opinan que simplemente la ciudad no tiene historia, ni debería estar preocupada por tener "una historia"

A pesar de ello, una cosa si es muy cierta: Tijuana tiene muy pocos elementos de carácter histórico que podamos retomar para construir un discurso que nos permita sentirnos orgullosos de vivir por estas latitudes. Seguramente habrá quienes opinen que no necesitamos historia puesto que somos una ciudad moderna y cosmopolita ni tampoco somos una ciudad colonial y que no debemos aspirar a serlo.

Todo esto viene a cuento por la intención de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de demoler "la Puerta México", para remodelar el área y agilizar los cruces fronterizos.

Y nos enfrentamos, de nuevo, a la decisión de conservar o no un sitio histórico. Ya en el pasado el Toreo de Tijuana y el antiguo edifico de la Comandancia de Policía en la calle 8 dieron muestra de que el pasado no importa para quienes conducen esta ciudad.

Y ahí va la sociedad de nuevo, a destiempo porque no hay información. Si bien la organización 100 por Tijuana, A.C. está haciendo un esfuerzo por organizar a la sociedad e intervenir en el asunto para evitar la demolición del sitio, ello no será suficiente si el tijuanense común no se involucra.

Y al mismo tiempo, una y otra vez escuchamos en la autoridad, los medios y académicos que aquellos que llegan a vivir a la ciudad no tienen arraigo. Y la pregunta es: ¿Cómo pedirles que valoren y aprecien la ciudad si no hay ni siquiera iniciativas públicas o privadas para incorporarlos en términos de identidad con esta ciudad?. En todo caso, quienes nos gobiernan y la familias de buenas conciencias que dirigen esta ciudad creen que la cultura y la identidad se reduce a ir al Cecut o a pasear por algún centro comercial. Lo único cierto es que en los años recientes no ha habido de parte de la autoridad local una iniciativa importante o trascendente para apostarle al patrimonio histórico.

Del otro lado: San Diego y su centro histórico.

Y hacer algo al respecto no es tan complicado. Simplemente hay que subirse al trolley y nos podemos encaminar al Old Town, donde se conservan algunas de las primeras construcciones realizadas en San Diego, Ca.

Y no sólo se conservan con una visión tradicional de "ver museos", sino que ahí puede uno convivir, comer, comprar algún recuerdo, los sandieguinos tienen también elementos para tomar conciencia y volverse mejores ciudadanos de su ciudad. Ahí es donde está una de las claves para comprender por qué deben conservarse los elementos del patrimonio histórico de nuestro entorno.

Además, los sandieguinos han sabido combinar la conservación de su memoria histórica con la diversión pues no sólo podemos mencionar el caso de Old Town, ahí está también lo hecho en el Gaslamp Quarter en pleno corazón de la ciudad, así como en algunos de sus barrios. Incluso, en la calle Upas #1212, al norte del zoológico de San Diego, la ciudad conserva la casa que habitó el Gral. Plutarco Elías Calles durante su exilio, además de que ese inmueble tuvo un papel muy importante en una exposición internacional instalada en el Parque Balboa en 1935.

Debemos resaltar el caso de la organización Save Our Heritage Organisation, que impulsa muy enérgicamente la preservación y promoción de los sitios históricos que contribuyan a la identidad común y el carácter de la región y se dedica a rehabilitar espacios históricos para transformarlos en museos.

El cruce fronterizo

Por su origen tan heterogéneo, Tijuana es un laboratorio cultural, social, económico y político. Esa condición la vuelve una ciudad que se reinventa día a día. Ahí está su mayor ventaja, la autoridad local junto con la sociedad debe encontrar una fórmula para mediar entre la ciudad que fuimos en el pasado y la que se busca ser en el futuro.

Si en verdad queremos hablar de una ciudad de progreso económico, que se internacionaliza, tendríamos que agregar el ingrediente histórico ante la muy sencilla pregunta: ¿Quiénes somos los tijuanenses?

De nuevo, Tijuana y los tijuanenses quedan a merced de una decisión administrativa para definir el futuro de su patrimonio histórico y cultural. No se preocupe estimado lector, afortunadamente somos una ciudad cosmopolita e internacional, eso nos dará en el largo plazo una identidad globalizada, eso es mucho mejor que pretender conservar edificios viejos. Total, para quienes dirigen esta noble ciudad, Tijuana se desarrolla en la zona del río y sus alrededores, en Agua Caliente, en la Cacho, en Hipódromo, en la avenida Revolución, en el Distrito Gastronómico, pero nada más.

Sólo nos interesa proyectar una imagen chic, no importa que sea ficticia. El resto de la ciudad es vista por quienes nos gobiernan como una gran maquiladora que no necesita ni historia ni nada. Después de todo son vistos como unos desarraigados que no merecen ser incorporados a la tijuanidad.

Fuentes a consultar:

Old Town San Diego Guide

SohoSanDiego.org

Gaslamp.org

Ayuntamiento de San Diego

TijuanaBanana.com

Publicación original de nuestros amigos en binomio(1+4).

Más noticias en SanDiegoRed.com

Sigue a San Diego Red en Facebook y Twitter.

Editorial@sandiegored.com

Relacionado:

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir