Los 47 del cachibol

Adultos mayores de 60 años encuentran ánimo y vitalidad en un simpático deporte

Los 47 del cachibolFrancisco aguilar, de 67 años, juega cachibol en las canchas del Crea en Tijuana. David Maung/Servicios SanDiegoRed.com
Francisco aguilar, de 67 años, juega cachibol en las canchas del Crea en Tijuana. David Maung/Servicios SanDiegoRed.com

Tamaño

Tijuana.- Un grupo de 47 personas residentes de esta frontera aseguran que un deporte llamado cachibol los ha integrado a una sociedad que parecía no tener una ocupación más para ellos.

Todos son mayores de 60 años y este juego les ha dado además la oportunidad de convivir cada semana son sus hijos y nietos, quienes son sus principales fanáticos.

El cachibol es una disciplina deportiva similar al voleibol que se juega en una cancha con red de su tipo pero con una pelota más grande y que es utilizada para reactivar a personas de la tercera edad.

“Este deporte a mí me quitó el tedio, la nostalgia e incluso siento que, desde que lo practico, me enfermo menos. Además me dio muchos amigos, cuando llegué aquí no conocía a nadie”, dijo Verónica Macías, de 60 años, una enfermera del Seguro Social que fue trasladada hace tres años de su natal Jalapa, Veracruz hacia esta frontera.

El hecho de quitarse el enfado y sobre todo sentirse útiles es la constante en los testimonios de los miembros del club – la mayoría de ellos jubilados o pensionados – que han representado a Baja California en campeonatos nacionales.

“Esto empezó como una ‘cascarita’ y luego se convirtió en una competencia. Eso unió más al grupo, nos hizo que nos comprometiéramos por una causa y así hemos seguido hasta ahora”, dijo Francisco Aguilar, de 67, quien es presidente del club.

“Lo más gratificante”, agregó, “es que muchos nos han dicho que se sienten útiles, felices”.

Como selección estatal, el club ha sido subcampeón nacional en 2003 y tercer lugar nacional en 2004.

Mientras que como club de amistad y deportivo, los ha llevado a hacer campañas en colonias populares de Tijuana con el fin de incrementar los integrantes del equipo.

En estas jornadas, explicó Aguilar, hacen exhibiciones de juegos en unidades deportivas o parques de colonias populares para motivar a otras personas de la tercera edad a practicar el cachibol.

“Mucha gente de nuestra edad es muy necia y no quiere hacer ejercicio o ya no siquiera salir de su casa.

“Nosotros tratamos de animarlos a que jueguen este deporte, que salgan de sus casas. El ejercicio es la base para tener una buena salud”, comentó Leoncio Ruiz, de 67, quien es entrenador y jugador del club.

Todos los martes y sábados, el club juega en la unidad deportiva Crea de la zona Río de las 9 a las 11:30 de la mañana.

Los entrenamientos y juegos no sólo convocan a los 47 jugadores, 30 de ellos mujeres, sino también a sus hijos y nietos. En ocasiones van diez o 20 familiares, pero sus gritos y palabras de aliento parecen que provienen de 200 personas.

A través del programa de Desarrollo Integral Familiar y los municipios, el club está dentro de un circuito que integran también clubes de Mexicali, Ensenada, Tecate y Playas de Rosarito.

A menudo el equipo viaja para enfrentar en duelos amistosos a los clubes de las demás ciudades del Estado.

Francisco Aguilar y su esposa Socorro Reyes, de 60, aseguran que esos juegos dentro del circuito también les permiten trasladarse con la familia; el propósito es un juego en Mexicali o en Ensenada, pero lo que se consigue también es la unión familiar.

El mismo club hace bailes, fiestas o eventos para costearse los viajes para los juegos en otras ciudades.

El jugador más grande de cachibol del club se llama Joaquín Medina y tiene 78 años. Los más jóvenes tienen 60, aunque por el mismo interés que han provocado en las campañas que hacen en las colonias ya tienen una categoría libre con jugadores de 45 a 59 años.

Los duelos empiezan con doce jugadores en la cancha – seis en cada lado – y otros 25 esperando ansiosos en las bancas.

La pelota la deben cachar, no debe tocar el suelo, o arrojarla a las manos de un contrario, tienen que combinar con los compañeros y se tira a los espacios vacíos dentro del límite de la cancha.

Así pueden pasar 15 ó 40 minutos, el primero que haga diez puntos en cada uno de los dos sets gana.

Verónica Macías aseguró que muchos de los que ahora juegan se sentían antes muy solos, “éramos personas que no teníamos amigos aquí”; pero el descubrimiento de este juego les ha dado un círculo de amistad como si se tratara de adolescentes en un colegio.

omar.millan@sandiegored.com

Más Noticias

Más Noticias

Xolos

Visita nuestro sitio de los XOLOS

SanDiegoRed en facebook