Sanz: canta y encanta

El cantante español ofreció por mucho uno de los mejores conciertos en Tijuana, el primero en su carrera para la frontera

Sanz: canta y encantaImágenes cortesía.
Imágenes cortesía.

Tamaño

Con ese coqueteo de ya casi, con esa mirada que encanta, ese hablao de su natal España y las canciones que de su corazón emanan, así fue la noche que ofreció Alejandro Sanz en el cierre de su gira por México y su primer visita a Tijuana.

A él se le puede aplicar el dicho que entre más añejo como los buenos vinos, mejor, sus 43 años, lo hacen lucir su madurez en toda la extensión de la palabra, pues las canas le cobijan su cabellera.

“Llamando a la mujer en acción” fue el tema de apertura a este primer encuentro en tierras bajacalifornianas, un respaldo visual agradable, palillos de luces leds, tres pantallas totalmente nítidas y una dirección de cámaras en vivo destacable.

Sanz llegó para quedarse en la memoria colectiva de este 2012, quizá por mucho como uno de los conciertos más sobresalientes de lo que va en el año, sin duda una cercanía a la perfección.

El soporte de sus músicos hizo que luciera el escenario como una gran historia, aún cuando fueron diez músicos, dos de ellos coristas, la compañía de sus colegas logró una amalgama perfecta, de esas veces que poco se logra, al lucir ellos y destacar el cantante principal.

Agradable, interactivo, poco bailador, pero suficiente carisma, Sanz saludó al público al término de su primera interpretación.

“Cómo está Tijuana, buenas noches, muy elegantes, muchas gracias de darnos la oportunidad de cerrar esta gira por México, nos lo vamos a pasar bien, esta noche es su noche, estas son sus canciones vamos a decir las cosas sin decirlas”.

“Cómo decir, sin andar diciendo”, “Se vende”, “Desde cuando” se unieron al cúmulo de emociones de un Estadio Caliente que logró reunir alrededor de 10 mil personas que ovacionaron de principio a fin.

Con todo y el “fresquecito” que hizo la noche del jueves 1 de noviembre, Sanz compartió un medley o recuento de sus canciones más exitosas como “Nuestro amor será leyenda”, “Aire” y “Tiento”.

“Enséñame tus manos”, “Cuando nadie me ve”, “Mi soledad y yo” y “Yo te traigo” llegaron al recinto de los Xolos que dicho sea de paso, Sanz por segundos portó una bufanda alusiva al equipo de futbol de Tijuana.

Vistió pantalón de mezclilla, saco negro, camiseta negra, pashmina blanco y negro, un rosario en plata sobre su pecho, sortija en su mano izquierda y una pulsera roja en la derecha.

“Les voy a contar una cosa, mi objetivo es que esta noche os había preparado un montón de cosas, pero las he dejado en el hotel, pero todas eran bonitas os lo aseguro”, dijo.

El climax de la noche llegó con “Corazón partió”, “No me compares”, “No es lo mismo”, “Looking for Paradise”, “La música no se toca”, “Mi marciana” y para cerrar “Amiga mía” y “Ella”.

Alejandro Sanz deleitó como los grandes chefs, un platillo musical por demás reportado, lleno de buena sazón, una noche de casi dos horas y un repertorio de 20 canciones.

Andrea.Garcia@sandiegored.com

Más Noticias

Más Noticias

SanDiegoRed en facebook