Crítica de "Lincoln"

La historia americana en el mundo moderno

Crítica de
Daniel Day Lewis interpreta a Abraham Lincoln. Servicios SanDiegoRed.

Tamaño

Dramas de esta naturaleza histórica americana tienden a ser descartadas por sus guiones complejos, abundancia de escenarios emocionales, exposición de conceptos y ausencia mínima de acción o suspenso gráfico. No obstante, Lincoln ha sido la excepción desde su primer día de estreno ya que actualmente radica como la candidata más taquillera de la Academia y actualmente sigue recomendándose fuertemente no sólo por críticos sino por la misma gente.

Suelo comprender el por qué algunos están en contra de verse triunfar en las categorías prestigiosas de la Academia. Desde mi perspectiva no me molestaría en absoluto, sino en la tradición de El Discurso del Rey la aceptaría de inmediato por su mensaje de historia, el valor de hacer lo correcto y por el ejemplo guía que un verdadero presidente debería tener ante su pueblo. Es más, no me sorprendería verla convertirse en un título de catálogo para toda clase de escuelas.

Iniciando por su trama, podría existir un poco de confusión sobre la guerra civil, esta situación se explica a la brevedad y por tanto se requiere de iniciativa para estudiar esta separación entre el Norte y el Sur. No obstante, una vez adentrándose en la abolición de la esclavitud con la Treceava Enmienda es cuando la magia sucede. Indudablemente Tony Kushner adaptó la travesía de Lincoln por cumplir este objetivo con rectitud, humanidad y conocimiento. Cualquiera que la haya visto, sabe del gran aprendizaje que uno adquiere con sólo prestarle atención.

Las anécdotas, los discursos, las políticas, los asuntos familiares, las distintas ideologías, las negociaciones, los debates, el fanatismo religioso, las ubicaciones, las teorías, las predicciones, los cuestionamientos, las estrategias de guerra, el racismo y la redacción, conforman un material valioso y apreciable por la cercanía a los sucesos ocurridos en enero de 1865. Sorpresivamente ahora podemos observar, comprender y analizar los eventos que guiaron a la libertad de los esclavos de color.

Como era de esperarse, la dirección de Steven Spielberg es majestuosamente épica. Quizás algunos estén de acuerdo con que Caballo de Guerra merecía haber ganado la estatuilla máxima en lugar de El Artista, la cual nadie se atreve a rentar. Ahora gracias a su mano de obra, vuelve a contar con la gran oportunidad de recibir este honor por la tercera ocasión. Digan lo que digan, está justificado porque Lincoln es el producto de un hombre que supo lo que quería y sobretodo, supo cómo lograrlo.

En aspectos técnicos y artísticos: se defiende con estable cinematografía, vestuario acorde a la época, sonido y efectos acertados, edición sobresaliente por el empleo creativo de la iluminación, un buen suspenso creado por la atmosfera política, adecuada colocación de los elementos artísticos y una composición digna por John Williams. Sigo prefiriendo su trabajo en Caballo de Guerra, pero admito que nadie pudo haber compuesta una melodía tan acertada en el carácter de Lincoln como lo consiguió Williams.

Más Noticias

Más Noticias

Comic-Con 2014

Más de Comic-Con 2014

SanDiegoRed en facebook