Perderán más de 3 mil mdd en la frontera por tiempos de espera

Bob Filner y Carlos Bustamante viajarán a Washington para abogar por la causa

Perderán más de 3 mil mdd en la frontera por tiempos de esperaUnas personas caminan en fila para poder entrar a territorio estadounidense este viernes en la frontera con EE.UU. en Tijuana, México. EFE
Unas personas caminan en fila para poder entrar a territorio estadounidense este viernes en la frontera con EE.UU. en Tijuana, México. EFE

Tamaño

SAN DIEGO.- Los efectos del llamado "secuestro" del presupuesto nacional se perciben ya en la frontera con México, donde quienes cruzan a menudo aseguran que el trámite es más largo de lo habitual debido al recorte de personal de Aduanas.

Jacqueline Wasiluk, portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) en San Diego, confirmó que desde el fin de semana pasado se redujeron las horas extra en puertos de entrada al país, además de que se cerraron algunos carriles.

"Carriles que anteriormente estaban abiertos debido al personal de horas extras fueron cerrados, aumentando así los tiempos de espera en los puertos de entrada", dijo la vocera.

De acuerdo a fuentes oficiales, todavía habrá más afectados debido a la reducción de fondos, pues en las próximas semanas se "observarán impactos adicionales", cuando se frenen las nuevas contrataciones de agentes.

Debido al recorte al presupuesto federal, se estima que el número de oficiales de aduanas a nivel nacional pasarán de 2.000 a 750 agentes.

Durante una audiencia con miembros del Senado, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, alertó del impacto inmediato que se vería en las garitas norteamericanas, que podría implicar aumentos de "cinco horas o más" de demora al entrar en el país.

Autoridades de aduanas han recalcado que dicha estimación es para lapsos considerados como "horas pico", como fines de semana o días festivos.

El director interino de CBP, David Aguilar, enfatizó mediante un memorándum que, a pesar de los recortes en el presupuesto, se buscará limitar el impacto en las labores de seguridad en la frontera.

"Nuestros esfuerzos de seguridad seguirán siendo nuestra prioridad más alta", señaló Aguilar, que dijo que se permitirá un deterioro en su "principal misión contra el terrorismo".

La espera también se incrementará en el cruce comercial de camiones, donde está prevista una reducción del horario de servicio, además de aeropuertos, donde oficiales estiman un aumento en los tiempos de inspección de hasta el 50 por ciento.

"Mientras que CBP se mantiene comprometido a hacer lo posible para minimizar los riesgos y mitigar los impactos de estos recortes, anticipamos un impacto potencial en el cruce de viajeros y comercio", subrayó Aguilar.

En el escrito, Aguilar mencionó que se limitará el impacto para los miembros de los programas de viajero de confianza como SENTRI en garitas o Global Entry en aeropuertos.

El alcalde de San Diego, Bob Filner, denominó esta situación como "desastrosa e inaceptable" y ya planea tomar acciones y dialogar con miembros del Congreso.

El funcionario comentó que sostuvo una reunión con su homólogo de Tijuana, Carlos Bustamante, con el que tiene previsto viajar a Washington para exponer las consecuencias negativas que los recortes tendrán para esta zona fronteriza.

"Estas medidas no son sanas para nuestra economía tanto en la frontera como a nivel nacional, además de que no ayudan a la seguridad fronteriza e impiden buscar una relación real entre ambos países", dijo.

Usuarios de la garita de San Ysidro, considerada el puerto de entrada más transitado del mundo y que procesa cerca de 50.000 vehículos y 25.000 peatones diariamente, ya comienzan a sentir los efectos negativos.

"Las filas no son tan largas, pero sí son mucho más tardadas", declaró Manuel Ortega, quién trabaja en un comercio a unos pasos de la frontera.

Por su parte, Ana Acosta, quién acostumbra cruzar la frontera para ir de compras, mencionó que si los tiempos continúan tan altos, optará por los comercios de México.

"Así no dan ganas de ir de compras ni de paseo", declaró.

Lourdes Lizardi, dueña de una tienda de abarrotes en la "línea internacional" desde hace 20 años, comentó que desde el fin de semana anterior el cruce se ha visto "más pesado de la normal".

"Las filas son de tres o cuatro horas, como si fuera Navidad", mencionó la tijuanense.

Un estudio de la Asociación de Gobiernos de San Diego estima que cada año la economía regional pierde cerca de 3.000 millones de dólares a consecuencia de los largos cruces en garitas.

Editorial@sandiegored.com

Comic-Con 2014

Más de Comic-Con 2014

SanDiegoRed en facebook