Vida

¿Qué es el FOMO? Un sentimiento que está arruinando nuestras vidas

Si pensaban que era el amor, estaban muy equivocados

Fotografía por: sophiaonline.com

Noches de insomnio, vistazos sin sentido a la pantalla de tu celular, prender-apagar, deslizar, siguiente, siguiente, corazoncitos a morir, “scrollear” sin razón alguna, no poder andar en la casa sin el celular en tu bolsillo, ver una y otra vez tus posts, comer y revisar el celular durante toda la cena, durante películas en el cine. Grabar TODO momento...

Esto es parte de lo que se conoce como FOMO y está en nuestras vidas desde el 2013. De acuerdo al Urban Dictionary, FOMO es un acrónimo que significa Fear of Missing Out, es decir, miedo a perderte de algún evento importante, noticia o fiesta de la cual puedas enterarte a través de tu smartphone.

Un efecto que se puede comparar a aquella vez que faltaste a la escuela por enfermo o por flojera y terminó siendo el día en el que suspendieron clases y tuvieron fiesta, comida y juegos sorpresas.

Ahora, con las redes sociales dominando la mayoría de las vidas, esta sensación no nada más está en tu mente, sino que lo puedes ver, en historias de Instagram, Snapchat, Facebook, etc.

Según la revista MI, recientes estadísticas indican que el 56 % de los usuarios de las redes sociales son sensibles a este tipo de trastorno de ansiedad, y que la mitad ha aumentado en el último año junto con la frecuencia de uso.

En sí, el FOMO es el miedo moderno a la exclusión, que también puedes relacionar con ser el último que escogen para formar parte de un equipo.

Los humanos necesitamos formar parte de un grupo, y las plataformas sociales digitales te dan esa satisfacción, que aunque no lo estés experimentando en primera instancia, puedes ver lo que sucede sin que nadie te cuente, es decir, te da cierto poder.

Si a esto le agregamos que los usuarios de las redes sociales sólo comparten lo mejor de sus vidas, entonces estamos jodidos. Esto refuerza pensamientos de que tus experiencias nunca son tan buenas, por lo tanto, te estás perdiendo de MUCHO.

La “espinita” que puede convertirse en una bomba nuclear

No necesitamos ser expertos para darnos cuenta que este fenómeno millenial es un gran detonante de ansiedad, por lo que esa constante “espinita” de la cual no te puedes liberar, puede crecer a situaciones más graves.

Es importante clasificar al FOMO como algo que, si bien muchas veces es descrito como un síndrome, es mejor identificarlo como un síntoma de algo más grande, para así, poder tratar de controlarlo.

Hay varios tipos de ansiedad, y uno de ellos es la ansiedad social, es decir, el miedo a ser juzgados por otros en un ambiente en donde se requiera comunicarte con otros seres humanos, ya sea en fiestas, citas o reuniones. Algo que se convierte en una batalla campal para tu autoestima, y que, sin más, puede terminar en aislamiento por miedo a cometer un error o no estar al nivel de las experiencias de otros.

Si pensamos que no hemos llegado a ese nivel aún, no significa que no vivamos el FOMO, el simple hecho de estar al pendiente de lo que otros hacen nos aleja de nuestras propias vidas y metas.

De acuerdo a un artículo en Science Daily y en palabras de Darlene MacLaughlin, profesora asistente en el Colegio de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud Texas A & M, y especialista en psiquiatría y salud del comportamiento, "el problema con el FOMO es que las personas a las que afecta están mirando hacia afuera en lugar de hacia adentro.”

Cuando estás tan sintonizado con el 'otro' o con “lo mejor' (en tu mente), pierdes tu auténtico sentido del yo. Este miedo constante a perderse de experiencias significa que no estás participando como una persona real en tu propio mundo.

¿Hay manera de derrocar al FOMO de su reinado?

Un video en Business Insider muestra la experiencia de una chica que decidió dejar las redes sociales por un mes. TODAS. Adiós estados insufribles, adiós historias de fiestas, adiós selfies irreales o snapchats, adiós a todo ¿El resultado? Claro que uno positivo.

Todo se resume a una cosa: Si no sabes qué está pasando, no hay FOMO, ya que sólo lo experimentas cuando estás en constante interacción con todo eso de lo cual “quieres ser parte” o “quieres saber.”

La vida de la chica mejoró de forma increíble, dormía mejor, comía mejor, y en su narración menciona que se dio cuenta de que “había horas de tiempo libre en el día,” las cuales pensaba no tenía por no despegarse de su dispositivo.

El FOMO, más allá de ansiedad y necesidad de saberlo todo, resulta en malísimos hábitos del sueño. Los cuales también son tomados en cuenta en el testimonio de la joven:

“Ya no estaba pegada a mi teléfono antes de dormir diciendo “TIENES QUE SEGUIR DESPIERTA.”

¿Recuerdan cuando YOLO era la frase de moda? Creo que es tiempo de regresar a hacerle caso y enfocarse en lo que uno puede experimentar.

Vice.com
Vice.com

Tu misión es redireccionar todo esos malos pensamientos que pueden estar atacando tu persona, de la manera que más se ajuste a tu estilo de vida. Ya sea escribiendo en un diario tus preocupaciones o listando las veces que sentiste incomodidad y por qué en la semana. Realmente cualquier tipo de materialización ayudaría.

Claro, esto sólo si aún no está en tus planes dejar las redes sociales por un tiempo, porque sí, se lee muy bonito, pero todos sabemos que es un poco difícil separarnos de tal monstruo; menos si solemos utilizar esos medios para el trabajo o demás.

En conclusión, si sientes una frustración porque no le tomaste foto a ese jugo verde que bebiste en la mañana, hay un problema, y si ves fiestas ajenas de tus conocidos o viajes de ensueño y no puedes dejar de sentirte excluido, entonces ya son dos.

No podemos convertirnos en un episodio de Black Mirror. Se tiene que reconocer que el FOMO es un malestar social y no sólo un término inventado para ponerlo en blusas o sudaderas.

No podemos seguir siendo decepcionados una y otra vez por situaciones que nos “estamos perdiendo,” hay que cambiar malos hábitos desde la consciencia.

Próximamente: El fantasma del FOMO.

Cristina es una escritora “wannabe” y le gusta hablar de perros, series animadas y de tus problemas existenciales. Síguela aquí @MoraWorld

Fuentes: Science daily, hipertextual, psicología y mente

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir