Tijuana

Tijuana: lo que fue y lo que es vol. 12

Historias de Tijuana contadas en imágenes

La ciudad necesita confiar de nuevo en sus autoridades. Hoy tenemos de vuelta tiempos muy violentos, como aquellos que solo se vieron en 2007, en la década de 1980-1990 o en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, evento que inauguró el narcotráfico en esta frontera.

Tijuana tuvo figuras que con su sola presencia o palabra inspiraban respeto. Algunos activistas sociales y culturales como Josefina Rendón Parra, Rubén Vizacaíno pero, en el renglón del orden y seguridad, dos asociados a la figura de policías: Kingo Nonaka y Joaquín Aguilar Robles Román.

Esta primera imagen corresponde a la familia de Kingo Nonaka celebrando la navidad de 1940. José Genaro Kingo Nonaka contrajo matrimonio con Petra García Ortega, con quien procreó cinco hijos: María, Uriel, Virginia, José y Genaro Nonaka García; éste último todavía le sobrevive y fue quien proporcionó datos biográficos de su padre y familia así como diversas fotografías que hoy encontramos en el Archivo Histórico de la ciudad y a las cuales se le han dedicado diversos estudios.

Las fotos de Kingo Nonaka han sido definidas como la tecnología de la Leyenda Blanca por toda la subetividad que de ellas se desprenden para construir un discurso que limpie la imagen de la ciudad, como esta que traemos en esta entrega.

¿Por qué Nonaka se vistió de policía? Si bien es más recordado por su labor como fotógrafo de la Tijuana de los tijuanenses, fue también parte del equipo de identificación y clasificación de reos y delincuentes de la autoridad local.

Porta el uniforme con orgullo. Se representa como policía junto a su familia por considerar el oficio como algo necesario y honorable para el poblado.

Otro personaje sui generis para su época fue Joaquín Aguilar:

Aguilar Robles fue sonorense. Fue el primer policía científico en trabajar en favor de la salvaguarda de Tijuana. Se certificó como detective y lo que ya mencionamos en plena época de la Revolución Mexicana. Esto, en Estados Unidos.

Su profesionalismo le valió para comandar el Servicio de Policía Secreta de Baja California en los años de 1930 así como ser parte del primer cuerpo de inteligencia justo en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Fundó el primer servicio de detectives privados y una revista de policía científica, "El Detective Internacional". Incluso, los documentos de archivo demuestran que estuvo en contacto directo en Edgar J. Hoover cuando éste estuvo organizando el FBI y también cuando la oficina estuvo en pleno funcionamiento.

Fue un orgullo servir a la ciudad desde esa trinchera. ¿Qué ha pasado con esa vocación? La realidad de Tijuana y del cuerpo policíaco es de reflexionarse. Es una institución que debe ser dignificada para el buen servicio y combate del tema más urgente de la actualidad: el de la seguridad pública. Es el tema de hoy, lo fue de otros ayeres de esta localidad.

josue.beltran@sandiegored.com

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir