Gobierno

México si prevé que fallen los acuerdos con Estados Unidos

La ambigüedad de la información provoca un juego de gatos y ratones entre ambas autoridades

La polémica sigue. A pesar de que el jueves se anunció por todo lo alto que se alcanzaron acuerdos entre México y Estados Unidos y el Presidente celebró la dignidad desde Tijuana, los reflectores se han centrado en el Canciller Marcelo Ebrard.

Esto, por las ambigüedades y cabos sueltos de la información que ha circulado sobre esto. Hay cierta dosis de secresía al menos por parte de las autoridades mexicanas, pues por parte de las estadounidenses, específicamente del Presidente Trump, todo lo contrario.

Ha sido constante en sus publicaciones en redes sociales, Twitter principalmente, abonando a que la opinión pública estime una alta dosis de ambigüedad en las declaraciones del Canciller mexicano.

La única certeza es que México va a funcionar como contenedor de migrantes. El aspecto más polemizado de esto, el del despliegue de la Guardia Nacional. Sin embargo, cada vez queda más claro que no irán en contra de los migrantes, sino de las redes de tráfico ilegal y trata de los mismos.

Hoy, en conferencia de prensa -dos de hecho: la mañanera y una que por la tarde se vio obligado a dar por lo que arriba se dice- El Canciller Ebrad hizo frente a muchos cuestionamientos. Y muy críticos por parte de la prensa.

Empecemos diciendo que, por muchos datos, cifras o discursos que se ofrezcan, no dejarán de criticar el acuerdo ni estigmatizarlo con adjetivos como "militarización" o "medida policíaca" o "estado policial." El México urbano tiene issues con el tema desde la Guerra contra el narco. El Rural, desde la Revolución. Herencias culturales de un Estado que desde su fundación ha estado en Guerra Civil.

Además de lo sensible del tema de la militarización, critican al Canciller por lo ambiguo de las cifras. De todas. Por la falta de presencia de los representantes o de las autoridades del espectro civil que se encargaría o formaría parte, también, de las soluciones al tema migratorio.

Reiteradamente le preguntan al Canciller que ¿de dónde saldrán los recursos para costear esto? pues no son claros en decir a cuánto ascenderían ni de dónde saldrían y solo dice que Estados Unidos debe intervenir, invirtiendo, en Centro América. Se habla de un “Programa Integral de Desarrollo en Centroamérica” pero tampoco dicen en qué consiste.

Por cada día que pasa, se pone en mayor tela de juicio aquello que no nos han dicho completamente por poner en riesgo los acuerdos, mismos que tiene México 45 días para demostrar la efectividad del compromiso. En esto, Trump no mentía. Sí tiene el país ese plazo para empezar a demostrar resultados.

Aún así hablan de haber conservado la soberanía. Si esta está intacta ¿por qué la necesidad de que los Republicanos, políticos extranjeros, estén defendiendo a México del personaje que Trump encarna en su contexto electoral?

Otro de los señalamientos ha sido la cerrazón de la discusión entre México y Estados Unidos cuando aquí hay terceros o cuartos involucrados: los paises de origen de los migrantes en disputa. ¿Han discutido los nuevos planes migratorios con los homólogos presidenciales centroamericanos?

Dicen que sí, pero no con cuáles ni cómo ni desde cuando. Que sí hay pláticas, que es obligado incluirlos pues “queremos tratarlos y que los tratan como queremos que nos traten a nosotros.”

El mismo AMLO tiene que salir al quite para salvar a su Canciller. Dice, para ayudarlo en las declaraciones, que "la gente está contenta" y que también los inversionistas. Que "se fortaleció la moneda, se evitó una crisis económica." Que "los resultados fueron bueno, pues así los demuestran los hechos."

Asegura que van a continuar con la política de la no-confrontación. Que la única opción es el diálogo y la buena relación sobre todo con el pueblo de los Estados Unidos.

Acepta que México debe "fortalecer las relaciones con el mundo, fortalece el mercado interno, diversificar nuestras relaciones pero sin romper con Estados Unidos ni con Canadá." Dice que "es un desafío que en tres meses podamos acreditar que es posible enfrentar el tema migratorio atendiendo las causas que lo originan" pero el Canicller dice que son 45 días.

Las medidas que han sido polemizadas no solo por los periodistas, sino por el público en general, son aquellas que ofrecen trabajo, bienestar y seguridad "para mantener a los migrantes en sus casas, con sus familias. Ese es el planteamiento y el reto" ¿pero de quién? ¿De México o de los países expulsores de migrantes? ¿A esto se refieren con el Programa Integral de Desarrollo en Centroamérica o se refiere a México, que también exporta personas que, al igual que los de los países del sur, se van de casa por encontrar mejores condiciones de vida o también huyen de una violencia que el Estado no ha querido reconocer?

Sobre esto atinó a decir que "se ampliará el programa “Sembrando Vida” para generar más empleos. Algo que no se dice es sobre los miles de migrantes que ya optan por quedarse en Chiapas a trabajar. Por eso el reforzamiento de las acciones" para contener migrantes.

Sin ofrecer cifras, ya se dijo, solo mencionan que "tenemos los recursos para fomentar el bienestar. Por eso la importancia de enfrentar la corrupción, de eliminar los excesos de los gastos del gobierno. No necesitamos créditos para esto. Tenemos recursos extraordinarios gracias a la austeridad. Y es bueno y necesario, pues se trata del bienestar social de las personas."

Enfatiza AMLO que "tenemos que procurar esto y provocar la paz, la cual es fruto de la justicia. Y esta es una social."

Pero lo dicho por la mañana no fue suficiente, pues Ebrard se vio forzado a salir hoy por la tarde e leer el informe detallado de las acciones que su delegación llevó a cabo para lograr el acuerdo, aunque reconoce que no dice todo lo que pasó y se dijo.

Esta es la declaración, íntegra, de lo que hoy por la tarde se vio obligado el Canciller a declarar ante la prensa nacional para enterrar parte de los cuestionamientos ya seálados, aunque el documento abre otros tantos:

No cabe duda que, en esta era de presentismo informativo, es una necesidad desmentir o justificarse a como de lugar. Si Trump o Pompeo dicen algo AMLO y el Canciller de inmediato salen a contradecirlos. Se convierte en un juego de gatos y ratones. Se convierte en asunto de reflectores y mediatización de la información.

josue.beltran@sandiegored.com

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir