Gobierno

Ilegal y antidemocrática la ampliación del Gobierno de BC

El precedente que sienta el Congreso del Estado es grave y puede repercutir a nivel nacional

El tema que a nivel nacional se discute en estos momentos es el de la decisión que tomaron los Diputados del Congreso del Estado de Baja California para ampliar el período de Gobierno de 2 a 5 años beneficiando así al Gobernador electo, C. Jaime Bonilla Valdez.

En 2014 se modificó tanto la Constitución como la Ley Electoral de Baja California para empatar los períodos de gobierno con las elecciones federales intermedias de 2021, en esas en las que solo votaríamos por diputados federales. Así se había acordado, esa era la regla del último ejercicio electoral que todos conocían.

En su momento, se arguyó no solo el ahorro o mejor administración de los recursos, sino lo estratégico de la medida. Empatar las elecciones locales con las intermedias federales significaría no solo ahorro de dinero, sino incrementar el índice de participación ciudadana durante los comicios.

Sabido es que Baja California es uno de los estados con los índices más bajos de votación. Hablar del desencanto ciudadano con las instituciones que lo representan es tema que amerita una publicación editorial especial, pero entre varios factores, se encuentra el del centralismo político. Históricamente, la población de la Baja California ha estimado que las decisiones que le afectan en lo particular han sido tomadas en el centro del país.

Pocas veces se ha sentido verdaderamente representado el electorado de este Estado. En las elecciones que han hecho esto manifiesto, fueron en las de 1988, 1989 y 2018: Baja California votó por el triunfo del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, elección que se ha dicho fue robada en favor del Lic. Carlos Salinas de Gortari, el de Ernesto Ruffo Appel, con lo que se empezó a terminar la historia del PRI en BC y en el país, pues fue éste el primer Gobierno no-priista en México desde 1921 y 2018, cuando masivamente se voto por Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, en 2019 la gente casi no votó. Jaime Bonilla resultó ganador de una elección en la que apenas el 30% de los ciudadanos con capacidad de voto, salieron a hacerlo. Regresó el abstencionismo a un Estado que tiende, por su historia, a desconfiar de ciertas instituciones. Esta vez la desconfianza quizá emanó de que asumieron que, como fuera, iba a ganar el candidato oficial, el de MORENA BC.

Quizá es este factor, el de la indiferencia ciudadana, el que los congresistas aprovecharon para modificar la ley y ampliar el período del próximo gobierno estatal de 2 a 5 años

Jaime Bonilla, primero como candidato y después como Gobernador Electo, buscó en al menos tres ocasiones modificar la ley de 2014 y en todos y cada uno de sus intentos el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación falló en su contra. La instancia simplemente remitió a cumplir la ley vigente y revisar en el orden e instancias correspondientes, pues el último recurso interpuesto fue hecho con errores de forma y orden.

Ante el panorama, se violentó la ley. Se modificó la Constitución Estatal en un ejercicio totalmente antidemocrático: el electorado, el poco que fue a las urnas a manifestar su voluntad el 2 de junio pasado, votó por una autoridad que estaría en el cargo solo 2 años.

Aquí el peligro del precedente que los Diputados, panistas en su mayoría, están sentando. Sin importar lo que de manera simbólica pacte el pueblo con el Estado a través del voto, todo va a poder ser cambiado en las cámaras. No va a importar la voluntad popular, sino la de aquél que busca pactar y comprar voluntades políticas para satisfacer sus intereses.

Por esto alzó la voz el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, uno de los últimos líderes morales que le quedan a las izquierdas mexicanas. Cárdenas salió a emitir su opinión la cual dice que es insultante lo que los Diputados de Baja California acordaron hace dos días, el lunes 8 de julio de 2019. Dijo que

El Congreso de Baja California ha decidido vulnerar orden republicano y democrático. Ofende inteligencia, cae en ilegalidad y pierde total legitimidad al prolongar de 2 a 5 años el mandato del gobernador electo

También en sus redes, que esto "ofende la inteligencia, cae en ilegalidad y pierde total legitimidad al prolongar de 2 a 5 años el mandato del gobernador electo".

Por eso Cárdenas llama a la protesta generalizada. Sólo la movilización ciudadana podrá echar por tierra esta decisión que sí resulta peligrosa para la soberanía nacional. Con esta decisión el Congreso de Baja California le arrebata la misma al pueblo. Si lo logran en Baja California, lo podrán replicar en cualquiera de las otras entidades federativas de la República. Por esto también el Ing. Cárdenas llama a la desaparición del Congreso del Estado. El precedente que están sentando es peligroso para la democracia.

Ayer votamos por una presidencia de 6 años. Lo que en Baja California se está haciendo es una invitación a convocar, sin más, a asambleas extraordinarias para aprobar reelecciones indefinidas, Presidencias de 6 a 10 o más años, cambio de nombres o títulos de lo que sea en el país.

Esto sólo lo vio la historia en el siglo XIX y en los 70 años del PRI-aplanadora. Primero lo hizo Santa Anna y luego Porfirio Díaz. Contra estas prácticas se hicieron un par de revoluciones. La última, de la que resultó el PRI (PNR en sus orígenes) y que gobernó de manera casi absoluta y unilateral desde 1921 y hasta 2000. ¿Estamos a los albores de un nuevo presidencialismo y autoritarismo a estas viejas usanzas? El costo de esto va a ser muy elevado para la democracia mexicana que no termina de ser.

josue.beltran@sandiegored.com

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir