Entretenimiento

¿Cómo crearon los escenarios realistas de El Rey León?

El mérito del nuevo proyecto de Jon Favreau es la creación de escenarios basados en los paisajes actuales africanos

Fotografía por: Disney

EL REY LEÓN, de Disney, dirigida por Jon Favreau, lleva al público a la sabana africana, donde nace un futuro rey. La película es una mezcla de técnicas en filmación de acción real de vanguardia, tecnología de realidad virtual de avanzada y efectos visuales fotorrealistas revolucionarios.

Antes de terminar el guion, antes de reunir al elenco y antes de poder diseñar los sets digitales, los realizadores se comprometieron a asegurar la autenticidad y credibilidad de las criaturas y los hábitats que se crearían para la película.

La investigación tomó varias formas y comenzó con estudios intensos de imágenes y películas. Los realizadores miraron documentales que capturaban la migración de los animales en África, entre otros fenómenos. El equipo fue invitado a Disney’s Animal Kingdom para estudiar a las estrellas de su película de cerca (leones, hienas y jabalíes, entre otros) y lograr capturar sus comportamientos y particularidades reales. Quizás el punto destacado de sus esfuerzos fue un viaje de dos semanas a África, que demostró ser invaluable para lograr los detalles que necesitarían para llevar el mundo de EL REY LEÓN a la pantalla grande de una manera totalmente nueva.

Los realizadores trabajaron con el Departamento de Ciencia Animal de Disney’s Animal Kingdom en Orlando, Florida, para establecer un sistema de cámaras no invasivo a fin de grabar cerca del 75% de los animales que estarían representados en la película. Luego, las imágenes capturadas les servirían de referencia a los animadores de MPC Film.

También grabaron a los leones y otros animales que habitan Disney’s Animal Kingdom para agregarle vocalizaciones auténticas a la película. El equipo de sonido viajó al zoológico de Magdeburgo, Alemania, para grabar audios de leones cachorros y, así, poder capturar el rugido de Simba bebé, que cambia la trama.

Para experimentar el mundo de EL REY LEÓN y sus habitantes salvajes, los realizadores necesitaron viajar al segundo continente más grande del mundo, hogar de Kenia y una enorme cantidad de hábitats con muchos animales. Favreau hizo un safari por África seis meses antes de reunirse con Disney para hablar sobre EL REY LEÓN. Durante ese viaje, se dio cuenta del impacto que tenían la historia y los personajes sobre las personas de todo el mundo. Para honrar la historia y el lugar donde transcurre, Favreau quería encontrar la manera de transportar al público a la sabana para que experimente su majestuosidad. Pero antes tendría que enviar al equipo de producción.

“Jon Favreau nos envió en una misión a África”, cuenta el productor Jeffrey Silver. “Nos dijo: ‘Que se vea real’. Él quería que todo lo que se viera en la película tuviera su origen en la vida real. Sentía que, si empezábamos a mejorar la realidad, empezaríamos una bola de nieve hacia una película poco creíble, sin emoción y con la que las personas no podrían identificarse. Nuestra misión era mantener todo lo más natural posible: las especies correctas, los colores de las rocas correctos, la luz del amanecer y anochecer correctos, el cielo de noche correcto, los tipos de plantas correctos”.

Entonces, a principios de 2017, trece miembros clave del equipo de Favreau se embarcaron en un safari de dos semanas para explorar Kenia con el objetivo de observar de primera mano el entorno natural y los animales de las Tierras del reino, el escenario principal de EL REY LEÓN. En el transcurso del viaje, el equipo observó todas las especies de animales que formaron parte de la película original, visitó toda la región de norte a sur, se hospedó en cinco alojamientos, usó tres helicópteros diferentes y seis camionetas para safari. Necesitaron más de una tonelada de equipos fotográficos para capturar la increíble cantidad de 12,3 TB de fotografías.

Los miembros del equipo que viajaron a África obtuvieron información valiosa e inspiración. Entre los asistentes, se encontraban el diseñador de producción, James Chinlund; el director de fotografía, Caleb Deschanel; el supervisor de efectos visuales, Rob Legato; el supervisor de efectos visuales de MPC Films, Adam Valdez; y el supervisor de animación, Andy Jones. “Andy pudo observar el comportamiento real de los leones en su entorno natural”, dice la productora Karen Gilchrist. “Tenemos un video de referencia que filmó de un león bebé. Nos gustó cómo caminaba el cachorro; se notaba todo en su forma de andar, cuán llena estaba su barriga, el espesor de sus patas e, incluso, la cantidad de moscas que le sobrevolaban”.

Según Jones, el equipo preparó el viaje de investigación mirando muchos documentales. “Pero estar allí me abrió los ojos a muchísimas posibilidades diferentes”, afirma. “Desde Masái Mara hasta el parque nacional de Amboseli y el de Samburu, todos son terrenos variados y climas diferentes. Es increíble lo extremas que pueden ser las temperaturas y lo seco que es por momentos. Los animales aprenden a lidiar con todo eso y sobrevivir. Es realmente sorprendente”.

El productor Jeffrey Silver agrega: “Andy se convirtió en nuestro Dr. Dolittle. Salió a buscar a cada animal bajo el sol, se despertaba al amanecer y grababa hasta el anochecer, filmó rinocerontes, leones y cebras, y estudió la forma de caminar de los animales y sus patrones de pastoreo y movimiento. Fue una experiencia verdaderamente maravillosa para Andy ver tan de cerca a estos animales, que luego influyeron tanto en la animación”.

Los realizadores se esforzaron por capturar detalles que los ayudaran a lograr un mundo creíble y auténtico, no perfecto. Silver comenta: “Queríamos el ejercicio de poner un lente en el paisaje sabiendo cuáles eran los desafíos, así, cuando lo trajéramos a Los Ángeles, podríamos capturar cómo es realmente en el mundo real con todos los desafíos del mundo real. Si haces una película digital perfecta, le quitas la esencia. Queríamos devolverle esa imperfección visual; el polvo y el aire, los destellos del sol, todo lo que filmamos en África a modo de prueba nos sirvió de información cuando creamos la película de forma digital”.

Deschanel opina: “Lo extraordinario de Kenia es la variedad de paisajes que tiene: desde la arena del desierto hasta las increíbles montañas, lagos y arroyos, y la vegetación más hermosa y exuberante. También hay, obviamente, la más extraordinaria variedad de animales salvajes que puedas imaginarte. Fue una verdadera revelación”.

Chinlund fue a África con un objetivo importante. “Jon [Favreau] está comprometido con transmitir la verdad de África”, dice Chinlund. “Creo que mi obligación era salir y ver qué partes del mundo servirían para la historia”.

Silver agrega: “Él debía volver y crear el rompecabezas que es la Roca del rey, las Tierras del reino, el exilio y el cementerio de elefantes; todo armado a partir de fragmentos de lo que vio y experimentó en el safari”.

Para Valdez, fueron los animales los que más los impresionaron. “Tuvimos la suerte de poder sobrevolar todo en helicóptero. En el norte, vimos camellos en el desierto, en lechos de lagos secos y agrietados. En el sur, estaban las verdes planicies de Masái Mara. Todo es muy diferente, pero había animales en todos lados, entremezclados con la población humana. No importa la altitud o el tipo de paisaje, hay animales haciendo lo suyo.

“Queríamos retratar a nuestros personajes de la forma más natural posible”, continúa Valdez. “Si haces bien todos los detalles pequeños, funcionan bien. Así que los observábamos desde el amanecer hasta el anochecer”.

Según Valdez, el viaje les reveló lo que se convertiría en uno de los desafíos y oportunidades más grandes para la película. “Captar el cielo africano es complicado”, explica. “Es muy dinámico y cambia segundo a segundo. Hay que considerar el viento y el ángulo del sol, y es un sol ecuatorial brillante. La atmósfera cambia según la hora del día”.

Si bien África fue, por lejos, la mayor fuente de inspiración para los realizadores, ellos no temieron aprovechar zonas más cercanas a sus hogares para visualizar el viaje de Simba de forma más dinámica y convincente.

INSPIRACIONES:

LAS TIERRAS DEL REINO

· Masái Mara, en Kenia, que es parte del parque nacional Serengueti, fue la inspiración para las Tierras del reino. Los realizadores fotografiaron praderas icónicas y acacias, y también los cielos, que están en constante cambio. Entre los animales había leones, leopardos, guepardos, ñus, búfalos cafre, cebras y antílopes.

· Los montes Chyulu, en Kenia, son una cordillera que se encuentra en el sudeste del país y que tiene praderas y bosques montañosos. La Roca del rey de la película se inspiró en las formaciones de piedra encontradas allí.

· Borana, en la región norcentral de Kenia, sirvió de referencia para la zona que rodea la Roca del rey.

· Challenge Beach, en Kenia, sirvió de referencia para los abrevaderos dentro de las Tierras del reino.

CEMENTERIO DE ELEFANTES

· Las tobas del lago Mono, en California, proporcionaron una referencia extraordinaria para el cementerio de elefantes.

· Las áreas geotérmicas de Dallol, Etiopía, fueron muy inspiradoras, pero inaccesibles debido a los gases tóxicos que emanan. Entonces, los realizadores visitaron el parque nacional de Yellowstone, en Wyoming, para fotografiar las áreas geotérmicas.

LA ESTAMPIDA DE LOS ÑUS

· El cañón de Sesriem, en Namibia, fue una referencia perfecta para la escena dramática de la película en la que Simba practica su rugido. El estrecho cañón tiene casi un kilómetro de largo y 30 metros de profundidad.

EL ESCAPE DE SIMBA

· Sossusvlei, en el desierto de Namib, en Namibia, y sus espectaculares dunas sirvieron de referencia para la zona en la que se encuentra Simba cuando se va de las Tierras del reino. Turkana, en Kenia, también sirvió como inspiración.

· El monte Kenia, con su enorme flora, les ofreció a los realizadores el aspecto de bosque nublado que necesitaban para que Simba creciera junto a Timón y Pumba. Los lagos del lugar fueron la referencia perfecta para que Simba viera reflejos de Mufasa.

· Las cataratas de Aberdare, incluidas las cataratas de Karuru —las más altas de Kenia—, sirvieron de referencia para el regreso de Nala a la vida de Simba.

Según el supervisor de efectos visuales, Rob Legato, la experiencia transcendió las necesidades de la película. “Hay algo espiritual en África”, cuenta. “Hay algo sobre el colectivo de la naturaleza, sobre cómo se equilibra, cómo se comporta una criatura y cómo los demás animales o se alimentan de ella o crean algo que permite funcionar a la ecología del lugar. Nos dimos cuenta de que hay un gran diseño en algún lugar. No puedes terminar un viaje como este sin una sensación espiritual sobre la cuna de toda la vida”.

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir