Kiko Vega, Jaime Bonilla y el gorila invisible

En el año de 1999, dos investigadores de la Universidad de Harvard, Christopher Chabris y Daniel Simons, llevaron a cabo un experimento conocido popularmente como “el gorila invisible”.

Ambos investigadores pidieron la colaboración de estudiantes de psicología. Los jóvenes debían observar un video en el cual aparecían dos equipos de baloncesto, unos con camiseta blanca y otros con camiseta negra. Los estudiantes tenían que contar cuántos pases realizaban los integrantes del equipo blanco e ignorar los pases que realizaban los del equipo negro.

Al final del video, se les preguntaba a los estudiantes de psicología cuántos pases había realizado el equipo de camiseta blanca. La mayoría de los jóvenes contestaban de forma correcta.

Sin embargo, seguido de ello se les preguntaba si habían visto algo más en el video, algo inusual. La mayoría de los jóvenes respondieron que no. Cuando se les preguntaba directamente si habían visto a un hombre disfrazado de gorila en el video, los jóvenes quedaban sorprendidos, les parecía imposible no haber visto a una persona disfrazada de gorila en el video donde dos equipos jugaban baloncesto.

Cuando volvían a ver el video, los estudiantes se daban cuenta que, efectivamente, mientras el equipo blanco y el equipo negro se pasaban la pelota, un hombre disfrazado de gorila camina justo por en medio de la cancha.

Este fenómeno es conocido como “ceguera por falta de atención”. Cuando estamos tan concentrados en una tarea concreta, como contar los pases del equipo blanco, dejamos de prestar atención a otras cosas importantes que suelen estar justo frente a nosotros.

A lo largo de los últimos meses, los bajacalifornianos hemos centrado toda nuestra atención en Jaime Bonilla Valdez. El nuevo gobernador ha venido causando revuelo por su intentona de ampliar el periodo gubernamental. El debate público se ha enfocado en si lo correcto es una administración de dos años o una de cinco.

Tenemos razón en estar discutiendo este tema. La polémica ‘Ley Bonilla’ no es poca cosa. El fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación marcará un antecedente importante para la democracia de nuestro país.

Sin embargo, pareciera que de tanto hablar de la controversial ampliación de mandato nos hemos olvidado de Francisco Arturo Vega, conocido popularmente como “Kiko” Vega; pareciera que nos hemos olvidado de un gobierno panista que fue duramente criticado durante varios años.

A lo largo de su administración, “Kiko” Vega enfrentó las manifestaciones ciudadanas más grandes que se han registrado en la historia de Baja California. En más de una ocasión, el entonces gobernador se vio imposibilitado de caminar libremente por la explanada de los tres poderes en la capital del estado.

Me parece positivo que los bajacalifornianos discutamos la Ley Bonilla. Pero no debemos olvidarnos del gobierno estatal anterior. Debemos exigir se lleve a cabo una profunda investigación. No podemos permitir que “Kiko” Vega se convierta en el gorila invisible.

Columna de Gustavo Macalpin

Correo: gustavomacalpinc@gmail.com

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir