Economía

Jaime Martínez Veloz hace un estudio sobre la industria minera en México y el potencial que tiene para la economía del país

Veloz sostiene que debemos actuar desde la sinergia, que los sectores de la población puedan unirse a repensar la manera en que juntos podemos construir un México mejor.

Jaime Martínez Veloz considera la importancia de aceptar nuestros alcances y limitaciones, actuar con humildad y admitir que estamos en constante aprendizaje, que no lo sabemos todo y debemos asesorarnos de gente con el conocimiento, aprender en la experiencia propia y a través de aquellos que nos brindan un minuto de su tiempo para dialogar.

Y con esta filosofía Veloz adquiere un sentido de urgencia que lo acerca a los libros, al estudio, a las pláticas con profesionistas en áreas tan distintas pero que convergen en un mismo punto: la ciudad, su gente, la construcción de un Estado que se empapa con la sabiduría de quienes —con voluntad— participan en un diálogo frontal, horizontal y fraterno.

Y en virtud de lo anterior, Veloz —arquitecto de profesión, actual candidato a la diputación del Quinto Distrito de Tijuana por la coalición “Va por Baja California”, integrada por los partidos PRI, PAN y PRD— estudia de la mano con expertos, asesorándose concretamente en los temas de la industria minera en México, enarbola un dosier donde puntualiza la manera en que México debe ejercer y hacer valer su condición como autoridad fiscal respecto a la actividad minera.

El gobierno mexicano firma un convenio con Canadá el 12 de septiembre de 2006, donde se pretende evitar los supuestos de doble imposición de impuesto sobre la renta internacional; el mismo refiere una serie de ventajas como generar un ambiente favorable para la inversión extranjera, formalizar un instrumento de administración tributaria que evite la evasión fiscal internacional, brindar señales positivas para los inversionistas y seguridad respecto los elementos negociados. Sin embargo, la principal desventaja de este acuerdo es la pérdida de recaudación.

Esta pérdida surge cuando se determina exclusividad de uno de los Estados para gravar determinadas rentas o compartir la tributación respecto de otras, lo que conduce a una de las partes a percibir menor ingreso fiscal por la renuncia parcial a gravar en su totalidad ingresos como los dividendos, intereses o regalías. En el caso de la minería en México —que ha crecido de manera monumental desde la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN)— la extracción de oro ha ido haciéndose cada vez más grande, sin embargo, las ganancias de su explotación se están sumando a economías extranjeras, un gran porcentaje de lo que se explota en el país es exportado y contabilizado en balanzas comerciales que no abonan a la percepción económica de nuestro país.

La reforma hacendaria que entró en vigor el 1ro de enero de 2014 posibilitó una insuficiente recaudación fiscal del 7.5% a la minería, en el caso del convenio firmado con Canadá: las rentas gravadas por este sector se destinan en la autoridad tributaria de ese país, no en el nuestro. Esto implica que México se encuentre en una posición de desventaja, pues Canadá se está llevando el oro, la plata y los impuestos.

Veloz destaca la importancia de determinar nuevamente el convenio que tiene nuestro país con Canadá, que el sector minero pueda convertirse en una alternativa real para maximizar los ingresos tributarios recaudados por la minería, y que estos millones y millones de pesos que Canadá está sumando, puedan quedarse en el país y usarse tanto para los pueblos donde se origina el oro y la plata, como en programas sociales, infraestructura y urgencias de la comunidad en un Programa de Apoyo a las Ciudades Fronterizas.

La facultad recaudatoria debe recaer en los estados y municipios, mientras que la Federación debe mantener su competencia fiscal como recaudador del Impuesto Sobre la Renta (ISR), Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otros impuestos federales, haciendo que el ingreso por parte de estos se quede en las comunidades afectadas por la minería, donde el capital se distribuya en resarcir el daño, impulsar la mejora económica y programas sociales que ayuden a los mexicanos.

Veloz sostiene que México tiene el gran potencial de ser económicamente estable, autosuficiente y generador de alianzas comerciales estratégicas y pensadas desde la óptica del beneficio y bienestar de nosotros los ciudadanos, pero para eso es menester acercarse a los profesionales, estudiar y aprender constantemente de todo, analizar profundamente la situación en que se encuentra nuestro país y proponer desde lo real, desde la realidad social y la inteligencia.

En la siguiente liga pueden leer más sobre el candidato.


VIDEO RELACIONADO: Jaime Martínez Veloz: gobernar no es un juego

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Más de Elecciones 2021

    Noticias Recientes Ver más

    Subir