San Diego

La comunidad china en Tijuana

Su población se ha triplicado en la última década, llegan a trabajar y buscar una vida mejor

TIJUANA.- David Tan, de 57 años, es un comerciante que llegó a esta frontera de su natal China hace 21 años al lado de su esposa y sus cinco hijos. Como cientos de sus paisanos que llegaron a esta región, aseveró que su ilusión fue encontrar trabajo y con ello una mejor vida para su familia.

"Entonces la comunidad china era pequeña y reservada; buscábamos simplemente trabajar duro aquí, hacer un negocio", dijo Tan, quien es propietario de Abarrotes Rico, un pequeño mercado de productos asiáticos en el distrito La Mesa.

Señaló que era un hombre muy ocupado, dedicado al trabajo y a la educación de sus hijos. Una constante en los chinos devotos de Confucio, el filósofo del siglo V antes de Cristo, cuyos consejos alientan a los padres a invertir tiempo y dinero en la educación de sus hijos, promover el ahorro y estimular la obediencia a la autoridad.

"Yo tan mayor, solo cuidar negocio y familia", dijo con una gran sonrisa.

Frente a su negocio hay un mercado de artesanía oriental y un restaurante de comida china; otros cuatro restaurantes están a pocos pasos de ahí junto a una agencia de viajes, una escuela de idioma mandarín y un centro cultural chino, que ofrece clases de tai chi y kung fu, entre decenas de comercios, oficinas y bancos de la localidad.

Sin constituir todavía un barrio chino como en San Francisco o Los Ángeles, esta comunidad —históricamente huidiza y apartada de la convivencia cotidiana del resto de los residentes de esta frontera— se ha abierto y expuesto en las calles y centros comerciales como nunca antes.

Además de vuelos directos a Shangai, en noviembre del año pasado la Radio China Internacional comenzó a transmitir contenidos en idioma mandarín desde Tijuana a través de la frecuencia 1470 para miles de inmigrantes chinos del sur de California y de esta entidad.

"Es verdad", dijo Sam Wu, presidente de la Asociación Colonia China en Tijuana. "Nuestro carácter es tímido, ser muy cuidadosos. Pero ahora, en esta época, estamos siendo más abiertos, nos estamos mostrando más también porque las relaciones exteriores de China cambiaron con la expansión económica".

La colonia china en esta ciudad se ha triplicado en la última década casi paralelamente al surgimiento de China como segunda potencia mundial.

Wu señaló que actualmente residen en Tijuana unos 15 mil chinos. Son la segunda comunidad extranjera más grande de esta ciudad luego de los estadounidenses, que las autoridades estiman en unos 50 mil.

Esta región es muy atractiva para comerciantes y empresarios chinos, hay muchos recursos, oportunidades y están cerca del mercado estadounidense. Actualmente en la ciudad hay 210 negocios chinos, aproximadamente un 70 por ciento de ellos dedicados a la industria restaurantera, dijo Wu.

Como una muestra de la apertura de la colonia china hacia esta comunidad y en el marco del 40 aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y China, el pasado 27 de enero presentó en el Auditorio Municipal de Tijuana por primera vez un espectáculo artístico con la compañía de la Provincia de Sichuan, en la que estuvo presente el alcalde de la ciudad, Carlos Bustamante.

El show incluyó acrobacias, cantos del Tibet, actos de kung fu y magia. Los chinos residentes de esta región celebraban también el año del dragón o año nuevo en China. No sólo los organizadores se esmeraban en agradar a unos 1 mil 500 asistentes, sino también los artistas.

Gen Giu Lu Mu, bailarina y presentadora de la compañía, explicó con orgullo, a través de una traductora y sin perder su sonrisa, el origen y el significado de sus coloridos trajes, sus bailes y su tierra.

"Estamos compartiendo nuestra identidad, nuestras tradiciones a los tijuanenses en un año muy importante para nosotros", dijo Willy Liu, secretario de la Asociación Colonia China en Tijuana y uno de los presentadores del espectáculo.

Aunque muchos chinos residentes de esta frontera confesaron que fue difícil adaptarse a la ciudad, a la distancia poco a poco lo lograron y ahora incluso algunos tienen hijos y hasta nietos que nacieron aquí. El Sistema Educativo Estatal tiene registrado unos mil estudiantes de origen chino en escuelas públicas de la frontera.

"No era miedo lo que sentíamos cuando llegamos aquí y nos establecimos en la calle Segunda (en el distrito Centro), sino que somos un poquito tímidos y además todo el día nos la pasamos trabajando, a eso veníamos; pero sí nos sentimos parte de aquí", dijo Nancy Yong, de 45 años y gerente del restaurante Asia City.

Esta historia fue publicada originalmente en Enlace, el semanario en español de San Diego Union Tribune. editorial@mienlace.com

Comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir