Cuando la razón sobra y estorba en nuestro proceso de sanación

Columna

La intención de este articulo es hacer conciencia de la importancia de nuestras emociones y el rol que juega nuestro cuerpo como guarida, cárcel y portadora de éstas.

Creemos que la manera de entender a la gente, a nuestras relaciones y a nosotros mismos es mediante la razón.

[p]Si tenemos un pelito con una persona, o si reaccionamos de formas que no entendemos, tratamos de ir a la lógica de porque sucedieron las cosas y aunque siempre damos una buena razón, no siempre es correcta, y aun cuando es correcta y cuando entendemos perfecto que sucedió, nuestras emociones se siguen manifestando en nuestro cuerpo y seguimos sintiendo, peleando o reaccionando de formas que ya no quisiéramos ya que nos causan sufrimiento.

[/p]

Vivimos en una cultura donde se da prioridad a la razón y en donde hemos olvidado que la razón es solo una herramienta de nuestra sabiduría interna, al igual que las emociones y el cuerpo y que solo depender de la razón nos hace tomar caminos equivocados o estancarnos en situaciones de nuestra vida.

El camino a seguir es escuchar a nuestro cuerpo, en nuestro cuerpo hay guardados traumas, emociones, experiencias y sabiduría que están en el inconciente y donde la razón por si sola no puede llegar, de hecho, puede estorbar.

En terapia pasa seguido, cuando trato que la gente se enfoque en el cuerpo me trata de explicar porque cree que le suceden las cosas, en ese momento las palabras salen sobrando, se que no vamos a llegar a nada, una vez que se enfoca y me dice que siente en su cuerpo describiendo la sensación, por ejemplo, de cuando esta deprimido o enojado, las emociones comienzan a fluir, a liberarse del cuerpo y con ellas antiguos traumas y es entonces cuando la razón puede observar, entender e integrar la nueva experiencia.

Ricardo de 40 años llegó a la sesión sintiendo una angustia terrible. Esta sensación no era nueva, la angustia lo había acompañados en su vida, pero con el tiempo iba aumentando. Unas semanas antes cometió un error que dañó a gente a su alrededor.

[p]Le pedí que se enfocara en su cuerpo y me dijera donde sentía la angustia y que le diera forma, color y textura. La angustia estaba en su estómago y tenía forma de cenizas.

Tuvimos una conversación con las cenizas (técnica terapéutica donde en realidad se esta abriendo una puerta al inconciente) y nos dijeron que llevaban ahí muchos años, que eran las cenizas de todos los errores que cometió Ricardo en su vida y lo habían afectado de forma importante, y aunque ya estaban listas para salir ya que Ricardo estaba en proceso de sanación, todavía no podían, ya que el miedo y la culpa que Ricardo sentía las mantenía ahí atrapadas. Mientras llevábamos esta conversación las cenizas comenzaron a salir y la angustia con ellas.

En su lugar comenzó a sentir en su estomago una luz amarilla que le daba fuerza. Fue entonces que Ricardo entendió lo que llevaba sintiendo por tanto tiempo y gracias a la integración de la razón con la emoción en el cuerpo pudo liberar y transformar lo que por tanto tiempo guardó.

[/p]

comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir