Chef Enrique Olvera habla de la actitud de los consumidores

Olvera escribe nota para el diario Reforma sobre gastronomía.

Fotografía por: Chef Enrique Olvera habla de la actitud de los consumidores

Después de abordar las mezclas de diferentes ingredientes extranjeros y nacionales para la elaboración de distintos platillos, deja ver como para él, es nula la aceptación de dicho gusto. Es decir, no imagina que alguien pueda mezclar, por ejemplo “chiles toreados para el fetuccini”. La cultura que manifiesta en varios de sus juicios, es de una persona que se autopercibe como “incrédulo”, pero “tolerante” y “fuera de la ortodoxa gastronómica”.

- Prepara el horno.

Claro está que su meta era “crear una cocina contemporánea” al regreso de su estadía en Nueva York y como aprendiz de preceptos europeos. “Con sus inconcebibles peticiones lograban desatar la furia de la mayoría de los cocineros, chefs y sous chefs, incluyéndome” Tal vez México no goza de tan refinado y profesional paladar a comparación de los preceptos europeos.

- Prende la lumbre.

Es ahora cuando se siente dentro del pecho la necesidad de pedir una disculpa por los que pedimos café con leche y dos de mascabado.

- Mezcla los ingredientes.

El presente chef formado en el extranjero señala que “con el pasar de los años y el reconocimiento adquirido, esas disparatadas peticiones se fueron extinguiendo”

- ¡Échele sal!

Ese mal gusto que menciona en otros, lo hace autonombrarse de buen gusto y, pareciera que por encima de la norma o la regla. ¿no será que se le pasó un poquito de levadura? “Por mucho que nos guste el limón, no es necesario pedirlo para ponérselo al nigiri de un omakase en una barra de sushi”

Y así, entre que se justifica y “da crédito a otros” desafortunadamente a muchos nos deja con un mal sabor de boca y nos recuerda que del plato a la boca se cae la sopa.

- Se quemó.

comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir