El futuro del Cine ante la nueva normalidad

Desde hace años nos hemos acostumbrado a la idea de ir al cine, comprar palomitas y disfrutar de una buena (o mala) película en una sala en completa oscuridad con nada más que una inmensa pantalla alumbrado nuestro rostro, pero esto puede estar próximo a cambiar.

La industria cinematográfica ha servido como un método de entretenimiento durante años, un escape de la realidad, muchas veces pesimista, en la que los seres humanos nos envolvemos constantemente y ahora, este año 2020, cuando más se necesita se ha visto realmente afectada por la pandemia a la que nos enfrentamos, misma que ha sido la responsable de que los estudios cinematográficos y productoras tomarán decisiones nunca antes vistas y retrasen sus estrenos todo un año, modificando así sus planes a futuro.

La reciente decisión anunciada por Warner Bros. sobre estrenar toda su programación planeada para el 2021, de manera simultánea tanto en cines como en su plataforma de streaming HBO Max, fue la gota que derramó el vaso y recalcó aún más la incertidumbre en la que nos encontramos respecto a lo que sucederá con el séptimo arte en los años venideros.

Crisis de ‘’No Vayas al Cine’’

A nivel mundial los complejos cinematográficos están pasando por una crisis inimaginable, es cierto que no son los únicos negocios que sufren el impacto de la pandemia, todos lo sufrimos, pero aún cuando las autoridades, los comerciales y los propios ciudadanos te animan a consumir en la tienda de la esquina o tu restaurante favorito como una forma de apoyarlos en estos difíciles tiempos, el cine solo se tiene a él.

Actores, actrices, directores y directoras de cine comparten dicha opinión pidiéndote que por favor ‘’no vayas al cine’’ y eso es entendible, de hecho podemos decir fácilmente que ‘’si no es esencial no salgas’’, pero el ser humano es un ser social y no hay poder en la naturaleza que lo detenga si quiere salir a ‘’dar una vuelta por ahí’’, prueba de ello es la época navideña, Tijuana se encuentra a punto de regresar una vez más a semáforo rojo y tal vez te sorprendería la cantidad de personas que se ven en la calle sentadas en una banqueta, con un cubrebocas debajo de la nariz o simplemente sin él, tocándose el rostro cuando acabas de ver que han tocado una superficie pública, por así decirlo o abarrotando las calles porque deben de comprar regalos de Navidad y puedo jurar que habrá gente que hará caso omiso a las recomendaciones de las autoridades de no juntarse en navidad y llevarán a cabo sus típicas fiestas como si nada estuviera pasando.

Ya no hay tiempo para lamentos sinceramente, por más anuncios y restricciones que se hagan las personas parecen no entender la gravedad de la situación, pero aún así la vida debe continuar y si no se hace de una manera correcta eso repercutirá mucho más de lo que pensamos en la economía mundial.

Es cierto que hay riesgo de contagio, pero actualmente en todas partes y en todos los lugares sin excepción lo hay, es una realidad con la que debemos aprender a vivir correctamente, tal vez la clave radica en eso, en usar las medidas correctamente aunque nada nos asegura que saldremos limpios de la pandemia, pero el intento siempre se puede hacer.

Aún cuando las cadenas nacionales de cine, en nuestro caso Cinépolis y Cinemex, intentan mantenerse de pie, argumentando tener medidas perfectamente establecidas para reducir la posibilidad de contagio en sus instalaciones, simplemente por que como cualquier empresa necesita subsistir, estas son tachadas de irresponsables, simplemente por el hecho de mantenerse en funcionamiento, como los demás negocios intentan hacer.

No es posible continuar así, por más grande que sea la franquicia, esta morirá si no consigue los recursos, los fondos necesarios para subsistir, por más superficial que suene es verdad, necesitan dinero para seguir laborando, no son solo unos edificios a los que dar mantenimiento, son miles de trabajadores que deben llevar el ingreso económico a sus casas y mantener a sus familias.

Como dije anteriormente, no recomendamos en lo más mínimo exponerte al contagio si no es por una actividad esencial, pero la realidad de las cosas es que todos necesitamos ayuda en estos momentos, tanto chicos como grandes, la pandemia es un momento de reflexión en la que la empatía es lo último que debe perderse.

La Resurrección de los Autocinemas

Apuesto a que alguna vez soñaste con ir a un autocinema como en los años 40, donde los jóvenes tenían románticas citas ahí en la comodidad de su auto. Esto ahora ha regresado y más fuerte que nunca, haciéndole incluso la cita perfecta en estos caóticos tiempos.

Es cierto que si bien la pandemia ha afectado a otros negocios, a otros más les ha dado el impulso que necesitan y vaya que han sabido aprovecharlos de gran manera, en este caso los autocinemas han comenzado a resurgir cual ave fénix de las cenizas, siendo ahora el refugio para los amantes del cine en medio de la situación que vivimos actualmente.

En Tijuana, por lo menos yo, solo conocía un autocinema, ahora realmente es impresionante ver como estos se han extendido hasta otro municipios y además la inversión en cuanto a publicidad para sus negocios ha crecido, encontrando una mina de oro en un negocio que no había muerto, pero que sí había estado en una especie de coma durante varios años.

Realmente esto es algo de lo que se puede sacar provecho en esta época, pero también se ha anunciado que muchos de estos funcionan simplemente como una fuente ‘’segura’’ de entretenimiento y de empleos, por lo menos en lo que pasa la situación que vivimos actualmente, por lo que nos da una poca de esperanza al pensar que puede que la nueva normalidad sea la normalidad que siempre hemos conocido, pero de eso a que suceda pronto realmente hay una brecha muy larga.

Fb Bigmoon Autocinema
Fb Bigmoon Autocinema

Hay mayor posibilidad de que el futuro del cine se vuelva algo similar a un autocinema que a una plataforma de streaming, de las que hablaremos más adelante, o por lo menos así lo considero, pues se conservaría un poco de la esencia que sentías al ir al cine como tal, pero realmente eso solo sería un triste engaño a la mente, puesto que no sería lo mismo, pero debemos decir también que tiene bastante potencial para revolucionar el concepto y hacerlo aún más atractivo que antes, conservando así un lugar en el futuro del entretenimiento ante la nueva normalidad.

El Año del Streaming

Las plataformas de streaming ahora son líderes en entretenimiento. Nunca antes se ha visto más contenido de Netflix, Amazon Prime, Apple TV y más recientemente Disney+ que en este año, añadiendo a eso que varias casas productoras han vendido los derechos de sus proyectos a dichas plataformas, en un intento por recuperar lo que ya se da por perdido al no tener un estreno pautado en cines como es debido, su popularidad no ha ido más que aumentando más allá de los límites previamente establecidos en años anteriores.

Este año se realizaron solo unos pocos grandes estrenos, quizá el más popular hasta ahora, ha sido el de Mulán, la nueva versión del clásico animado de Disney estrenado en 1998, este redujo su debut al de una pantalla chica y podías verla al comprarla. Su costo era de 30 dólares aproximadamente, esto es cerca de 600 pesos mexicanos, una cantidad exagerada realmente, pero que de alguna forma se comprende ya que en ningún caso la compañía del ratón pensó que estrenarían una producción con presupuesto de más 200 millones de dólares como parte de su catálogo original, aunque de igual forma no deja de ser demasiado para una película que verás en tu casa.

Muchas películas se han visto envueltas en las garras de dichas plataformas, pues como gran parte de las personas, no todas, respetan de alguna forma el confinamiento, este tipo de servicios se ha vuelto su aliado funcionando como un reemplazo al cine, pero no todo es color de rosa en esta relación.

Retomando el caso de Warner, mencionado en un inicio, tal decisión es un arma de doble filo, si bien, puede ayudar a salir a la productora del bache en el que la pandemia los ha estado sumergiendo desde que esta comenzó, también ha comenzado a cavar la tumba de las cadenas de cine y las distribuidoras, llegando a considerarse una decisión egoísta y generando el descontento de las últimas mencionadas, como es el caso de Legendary, que según rumores se encuentran en proceso de iniciar una batalla legal contra Warner Bros. por tomar tal decisión sin consultarlos previamente ante unos de sus proyectos más ambiciosos como lo son el drama de ciencia ficción ‘’Dune’’ y el enfrentamiento de los titanes más queridos del cine ‘’Godzilla vs Kong’’.

Incluso algunos directores han dado su opinión respecto a eso, como James Gunn, Christopher Nolan y Denis Villanueve, quienes coinciden en no estar de acuerdo en la decisión tomada por el alto mando en Warner, esto podía constituir una muestra de la gran afectación que tendrán estas acciones en un futuro, tal vez incluso para comenzar un nuevo proyecto, nuevas cláusulas puedan adherirse en el contrato, quien sabe, la compañía estadounidense realmente vino a revolucionar a toda una sociedad con su estrategia y no culparíamos a los directores, productores y demás involucrados de querer asegurar su futuro (y el de su trabajo) de alguna forma.

Claro está que no estamos en contra de las producciones originales establecidas para estrenarse en alguna de estas plataformas o salir al mercado digitalmente, pues en algunos proyectos esto puede resultar un rotundo éxito, muestra de ellos es la cinta Troll 2 ‘’World Tour’’, que llegó directamente a renta digital y trajo consigo grandes recaudaciones para Dreamworks, pero esto realmente es un ‘’volado’’ en la industria, pues hay muchos factores que afectarán finalmente el éxito o el fracaso en decisiones de tal magnitud.

¿Qué sigue para el Cine?

Todo esto nos ha llevado a pensar, ¿es realmente posible seguir con la industria cinematográfica prescindiendo de las salas de cine?

La respuesta a esto aún no está clarificada en lo absoluto, tal vez pienses que un sí es lo más factible y lógico, tenemos una TV y Netflix o un carro y una pantalla grande y listo el legado del cine continúa, pero ¿realmente esa experiencia reemplaza a ir a una sala y presenciar el estreno de una obra que fue trabajada por años con el esfuerzo de un director, actores, camarógrafos, etc.?, tal vez decisiones como estas solo nos corresponde a cada uno de nosotros, pues el cine como complejo ha estado arraigado en nuestra cultura y forma de vida por años y no es tan fácil cambiarlo así como así, aunque realmente jamás pensamos vivir en una pandemia y conforme pasa el tiempo no parece que salgamos ilesos de esta.

Algo cambiará y en el mejor de los casos, conservaremos nuestro preciado cine en su aspecto físico, mientras que en el peor, el cierre de cadenas cinematográficas enteras podría estar esperando a la vuelta de la esquina e ‘’ir al cine’’ tome un nuevo significado o simplemente se elimine de nuestro vocabulario.

VIDEO RELACIONADO: ''Death to 2020'' Teaser Trailer

comentarios

  • Facebook

  • SanDiegoRed

 
 
  • Nuevos

  • Mejores

    Noticias Recientes Ver más

    Subir